Cargando...

Tin Tan / «El vuelo de Tin Tan» por Jaime Moreno Valenzuela

.
Después de 24 años vuela.  (Foto: Jaime Moreno Valenzuela)

C iudad Juárez, Chihuahua. 17 de septiembre de 2014. (RanchoNEWS/JMV).-Nadie le pidió permiso al Pachuco Mayor de ser removido de su pedestal en la calle Agustín Melgar a un costado de del Mercado Juárez, si aquel mercado lleno de anécdotas, de artesanías, donde los que mejor parlaban el inglés curiosero (dícese de los que podían hablar inglés rápido y mal pronunciado pero con una facilidad para envolver a los gabachos a la compra de souvenirs) hacían su día, muchos locatarios lo han abandonado, otros regresan cada mes otros hasta tres meses. Ahora un triste recuerdo de aquella bonanza turística, que empezó a funcionar en 1946.

Aunque el 18 de septiembre de 2013 el entonces alcalde Héctor Murgía había aceptado la solicitud de unos locatarios del mercado para mover la estatua al centro de la explanada del mercado, esto nunca ocurrió.

Y Don Germán Genaro Cipriano Valdés Castillo continúo con su mirada al oriente de la ciudad a dos cuadras donde vivió con su familia antes de casarse por primera vez. Su barrio, el Barrio Cuauhtémoc, lo mantiene vivo en su recuerdo con este homenaje que hiciera el escultor Guadalupe Díaz por encargo del C.P. Jesús Macias alcalde de esta ciudad en 1990. Y develada el 19 de septiembre el día de su natalicio. En la placa se leía «Germán Valdés ¨Tin Tan¨, homenaje del pueblo de Ciudad Juárez Chihuahua.» se leía ya que fue robada al igual que la pluma del tando (sombrero) del gran Pachuco, hace aproximadamente tres años.

El 27 de agosto de este año el director de Desarrollo Económico del municipio Juan Benavente anunciaba el cambio de lugar para que el 20 de septiembre se conmemorara el 99 aniversario de nuestro ídolo, un día después de la fecha de su nacimiento en 1915. Se nos había informado que el día de hoy se haría la reubicación y que a las nueve de la mañana llegaría la grúa para su reubicación.

Llegue pasada la hora asignada y me encontré con Jesús Rentería y José Luis Flores armados con sus martillos y un cincel ya tratando de descubrir la base de la estatua para moverla a unos sesenta metros al el centro de la explanada y que a las dos de la tarde llegaría el trompo y descargaría el cemento de su nuevo pedestal

Jesús y José que al final de la jornada terminaron siendo mis amigos, me informan que necesitan unos marros porque «está muy duro el cemento y está demasiado anclanda la estatua» y que sería mejor un rotomartillo para acabar en tiempo. En eso José se toma un tiempo en la sombra cuando pasa un joven levanta la voz y dice «Jesús creo que si nos dan una mila por este» el joven gira la cabeza y lo mira sobre el hombro sorprendido para ver la sonrisa sarcástica de José y solo le queda reírse.

 A eso de las diez de la mañana llega Alberto Vásquez y el jefe de la cuadrilla a quién se le informa de las necesidades de equipo y se va por ellos, alcanzo a escuchar al jefe de la cuadrilla pedirle las llaves a Beto de la camioneta y este se las avienta y en un buen ambiente el jefe le dice «qué la lavo» y Beto riéndose le dice «no, va a llover»

Once de la mañana ya han llegado las herramientas y Jesús y José siguen ufanos entre rotomartillo, marro, cincel y sonrisas, duro y duro. Para entonces su relación con Tin Tan ya había crecido y ahora se preguntaban el por qué de la fecha, el veinte de septiembre, les comento que el diecinueve es el cumpleaños y les doy el año. Los dos me prestan atención y siguen duro y duro trabajando a los pies de Tin Tan. Y me dice José«preguntale la fecha del nacimiento vas a ver que ya se le olvidó» y preguntó y a Jesús ya se le había olvidado, entonces le preguntó a José y tampoco la había retenido. Me voy a platicar con Beto al centro de la explanada que prepara el nuevo pedestal. Me comenta que el otro reportero traía una grabación de un evento en la explanada y me dice que se ve un fantasma «una mujer con chal vestida de negro, ha de ser una ex novia de Tin Tan» se ríe, mientras sigue haciendo los amarres en el pedestal, para luego decirme que a la presidencia llego un fax de una reportera que se acuerda que habían puesto una capsula de tiempo dentro de la estatua y los locatarios y viejos juarenses que se dieron cita para convivir en este momento histórico esperaban con ansias que volara el Pachuco y que cayera del cielo la famosa capsula del tiempo.

 Las doce Jesús y José a duro y duro, la grúa después de rodear para llegar, muchos cables flojos alrededor no dejaban entrar con la grúa me dice el operador, más una familia que no está de acuerdo con el proyecto no movía su vehículo. Al final la rutina les obliga ir a sus deberes y se despeja el camino Me ve José y me recita la fecha, mientras Jesús me dice «desde que te fuiste está como Pepito,repite y repite: diecinueve de septiembre de mil novecientos quince»

Jesús y José se ven cansados pero su sonrisa se renueva, me dicen «con la grúa la levantamos y más fácil le vamos dando y ya». El operador con su experiencia se acerca toca la estatua y dice «esta hueca, yo no le doy así». Y regresamos al duro y duro. Nuestro público va y viene y Tin Tan no se mueve. Llega Antonio García en su bicicleta hombre serio con cachucha y me pide razones del acto, se las explico,  de respuesta me habla de las bondades de Tin Tan él bato compartido que le daba crédito y espacio a su tropa de comediantes, nada que ver con el tal Cantinflas. Después me platica de su historia como maestro de ajedrez me enumera todas las escuelas donde ha enseñado. Me pregunta de qué medio soy, le informo, se despide y desparece rodando en su bicicleta.

Me reconoce un joven y me pregunta si me acuerdo de él me da todas las referencias y le digo si debimos de haber sido presentados. Me pregunta por Tin Tan y le ofrezco la información y me dice «qué él y Cantinflas no son lo mismo» solo alcanzo a decir que no cuando me pide que le tome una foto ya que su celular no toma buenas fotos. Se despide, tiene que ir al centro promete regresar ya que quiere ver volar a Tin Tan.

La una de la tarde se acerca Beto y me dice «bola de panistas amargados no quieren a Tin Tan, les dije que era un buen bato y se pusieron muy roñosos mejor me vine, son esos de aquella mesa al final». Es el otro bando, los locatarios que siempre han estado en contra de la explanada, creada para rescate el mercado. Para hacer la plaza se cerró una parte de la calle Agustín Melgar quitando la zona de estacionamientos y ese es su argumento.

Beto ahora hace trió con Jesús y José, sigue el duro y duro. Me entero por el jefe de la cuadrilla que se había cancelado el trompo de cemento y que viene un arquitecto del municipio a negociar con los inconformes, además que va a cambiar la ubicación del pedestal

Beto empieza a negociar con Tin Tan, no prospera en su intento, le digo qué es el fantasma que no quiere que se lo lleven, el ríe.

Las dos de la tarde, Tin Tan sigue amarrado de la cintura, la grúa mantiene tenso los cordones donde se levantara a volar. El operador me empieza a contar de sus anécdotas de la construcción de la X de Sebastían de los accidentes, del viento que es increíble en esa zona al margen del Río Bravo de los problemas de cimentación, del arquitecto que por poco se desnuca, que alguna vez funciono el elevador, lo espectacular del paisaje urbano desde el mirador y coincidimos que vista desde la montaña Franklin marca el territorio mexicano en forma severa.

Jesús se soba los brazos mientras descansa en la sombra, ya no queremos calcular el tiempo para el vuelo de Tin Tan, en eso regresa el joven que me conoce pero yo no sé su nombre. Me pregunta si se tardó una hora en ir y venir del centro, asiento con la cabeza. nos ve a Jesús y a mí, mientras pregunta cuánto tiempo más y se contesta a si mismo al montar en su bicicleta mientas me recuerda de la foto que le tomé. Otro más que no se pudo quedar a ver el vuelo de Tin Tan. Ya se había retirado Luis Torres un foto reportero con quién platique de pixeles de viejos fotógrafos, de cámaras de laboratorios, de amigos en común.

En eso se aproxima una señora y nos cuestiona a dónde se llevan a Tin Tan, «soy fan de él por aquí paso todos los días y le pido permiso para cruzar, no es de mi generación, no soy tan mayorcita, veo sus películas me gusta como trata a las mujeres. Mire lo que es el poder de la imaginación ya que vi la explanada y dije por qué no lo mueven para allá. Ah y esas pintura están muy feas hubieran hecho lo clásico, pintarle su trajecito» mientras nos da la espalda dice «lo que es la imaginación».

Las tres de la tarde, Beto ya le está prometiendo a Tin Tan un pastel por su cumpleaños y el Pachuco sigue aferrado, ya se tambalea los pocos se acercan mientras Jesús y José siguen duro y duro. Para entonces la pregunta es donde dormirá Tin Tan esta noche. José continúa con su teoría de que tenemos hasta las diez de la noche, que no se apuren. Jesús ya lo tomo personal, empieza a dar órdenes al operador de la grúa muévalo un poco para que me de espacio con el pulidor. Se levanta, se mueve más, Jesús retoma fuerzas sigue duro y duro. José le grita «qué ¿otros cinco minutos?» Se oye el «sí», afirmativo y rotundo de Jesús.

Las tres y media de la tarde, Tin Tan vuela, Tin Tan esta levitando, la grúa lo gira para ponerlo en la plataforma y llevárselo al taller donde pernoctara el Pachucote, no hay tiempo para vítores solo cámaras y sonrisas. Una vez acostado en la plataforma Jesús grita «ahora si te voy a bolsear» y hace la mímica los pocos testigos ríen. No hubo capsula de tiempo, solo el tiempo que pasamos juntos en esta maniobra. Nos despedimos con la promesa de vernos mañana. Ahora tenemos más amigos todos.

Pasaron 24 años para reubicar la estatua de Tin Tan, esta maniobra me recordó aquel mítico traslado de hace 50 años, donde también hubo desacuerdos y jubilo. Me refiero a Tláloc que salió de San Miguel Coatlinchán, Texcoco rumbo al Museo Nacional de Antropología donde ahora reposa el monolito. Para mi sorpresa y reafirmar lo anterior mientras escribía ésta crónica a las 8:15 PM en nuestra ciudad cayo una tromba de veinte minutos, suficientes para inundar la ciudad. Igual que las lluvias que acompañaron a Tláloc a su nueva casa. Nadie les pidió permiso para ser removidos.

Por cumplir cien años Tin Tan está por convertirse en un ser mítico. Ya mañana sabremos de sus nuevos alcances.


Fotografías: Jaime Moreno Valenzuela 

























REGRESAR A LA REVISTA

Noticias / México: La corrupción, atracción turística en Monterrey

.
El autobús del Corruptour antes de su primer recorrido. (Foto: David Brossig)

C iudad Juárez, Chihuahua. 14 de septiembre de 2014. (RanchoNEWS).- Bajo un sol de justicia un destartalado autobús recorre a 60 kilómetros por hora las calles de Monterrey, Nuevo León (al norte de México). En una vida pasada este era un vehículo escolar en Estados Unidos. Ahora, sobre su color amarillo brilla un resplandeciente azul con imágenes de los rostros de los principales políticos locales y diseños de cerdos y ratas abrazando bolsas de dinero. El Corruptour es un bus turístico que muestra las supuestas fechorías que se han cometido en el segundo Estado más importante del país. El paseo ha sido ideado por Vía Ciudadana, una ONG que reivindica los derechos de los candidatos independientes para las elecciones intermedias de 2015. Una nota de Luis Pablo Beauregard para El País:

«Es como el de la selva», dice un paseante frente al vehículo.«Te subes y desde aquí vas viendo a los animalitos».

El Palacio de Gobierno es la primera de las diez paradas de la gira. Sobre el autobús las bocinas reproducen la grabación de un diálogo entre los anfitriones del paseo: un picaresco político y un obrero indignado con los gobernantes. Este advierte del «estratosférico» endeudamiento que el gobernador Rodrigo Medina, del PRI, ha causado en el Estado. «Cada hogar debe 30.000 pesos más (2.260 dólares) desde el inicio del Gobierno en 2009. En el tiempo del recorrido, el gobernador se habrá gastado dos millones de pesos (150.000 dólares) en su imagen», afirma.

El guion de la gira ha sido escrito por un arquitecto aficionado a la historia y está basado en varias irregularidades en el gasto público que ha detectado la auditoría de Nuevo León por 14.000 millones de pesos (1.000 millones de dólares). «Nadie ha sido llamado a dar cuenta de ese dinero», se escucha a través de las bocinas.

Edmundo Jiménez, de 68 años, tiene el estilo directo de los regios, los originarios de Monterrey. Su bigote poblado se mece por el aire que entra por la ventana. Es uno de los primeros ciudadanos que se suben al Corruptour. Quedó viudo hace tres años, cuando su esposa falleció en el incendio del Casino Royale, provocado por criminales en lo que es uno de los peores atentados del narcotráfico contra la población civil. Además de su esposa, Rosa María Ramírez, aquel 25 de agosto de 2011 murieron otras 51 personas. «Si no despertamos de la apatía nos vamos a quedar sin país», dice Edmundo.

Las ruinas del Casino Royale son la penúltima parada del paseo. Edmundo está indignado ante la reciente inauguración de un memorial a las víctimas creado por las autoridades: un bloque de dos metros de alto por 1.20 de ancho con 52 tubos de plástico en su base que pasa desapercibido sobre la división de dos calzadas. «Mira el letrero de ese diputado», dice mientras señala la gigantesca propaganda de un legislador del PAN, el partido de derecha que gobierna en Monterrey. «Es más grande que el memorial. ¡No tienen madre!», agrega.

Uno de los hermanos de Fernando Larrazábal, exalcalde de Monterrey, del PAN, había sido grabado recibiendo un fajo de billetes en un casino antes de la tragedia. Los medios hablaron de una serie de corruptelas relacionadas con la emisión de permisos de los centros de juego, que han florecido bajo la protección de los gobiernos de la derecha. Larrazábal es hoy diputado federal y uno de los hombres fuertes del PAN en la región. Su rostro decora uno de los costados del Corruptour.

En la alcaldía, otra de las estaciones de la gira, decenas de jubilados bailan danzones con cadencia. «Aquí los políticos roban a plena luz del día», dice la grabación. Uno de los viajeros en el bus remata: «mientras los viejitos bailan la administración se los baila».

«La política es demasiado importante como para dejarla en manos de los políticos», dice Miguel Treviño, integrante de Vía Ciudadana y uno de los organizadores del paseo. Esta ONG quiere aprovechar el descrédito de los políticos para contender en las elecciones de 2015, que permitirán por primera vez participar a candidatos independientes a alcaldías y diputaciones locales y federales. «Queremos que el tema central el próximo año sea la corrupción», asegura.

El 84,4% de los mexicanos cree que los políticos son corruptos, según cifras del Instituto de Estadística y Geografía (INEGI). Organismos internacionales como Transparencia Internacional colocan al país norteamericano en el sitio 106 (de 177) en el Índice de Percepción de la Corrupción, un puesto que ocupa desde 2012 ante la ausencia de políticas de combate a la deshonestidad.

El Corruptour ha despertado curiosidad. Mientras avanza por las calles la gente se ríe sin entender si el vehículo en el que se ve a ratas y cerdos entre escudos del PRI y PAN es una broma. Los organizadores afirman que ya han logrado llenar el cupo del recorrido –gratuito y los fines de semana—lo que resta de septiembre y octubre.

«¿Cuándo sale el siguiente tour?», pregunta una despistada septuagenaria. A su lado una señora algunos años más joven dice que acaba de llegar del Distrito Federal. Quiere subirse al vehículo para conocer Monterrey. A bordo del Corruptour están por escuchar una historia que muchos no quieren contar.



REGRESAR A LA REVISTA

Literatura / Argentina: Presentarán hoy la colección de libros de poesía Juan Gelman

.
Juan Gelman le da nombre a una colección que llegará a chicos y docentes de todo el país.  (Foto: Pablo Piovano)

 C iudad Juárez, Chihuahua. 17 de septiembre de 2014. (RanchoNEWS).- La extrema intensidad de un poema escrito por Juan Gelman a su hijo Marcelo impactará en más de tres millones y medio de jóvenes: «Me cavo para no encubrirte más con visiones de tu abrigo largo. Un parpadeo dura mucho cuando se aparta el ser de sí en vuelos sin rumor. Libre aún entre muros de cemento y cal viva/ arrojado a que nunca fueras certidumbre». El Ministerio de Educación de la Nación presentará hoy a las 16 en el Palacio Sarmiento (Pizzurno 935) la colección de libros de poesía Juan Gelman, integrada por 80 títulos y que incluye obras de Jorge Luis Borges, Octavio Paz, Charles Baudelaire, Arthur Rimbaud, Alejandra Pizarnik, Olga Orozco, Atahualpa Yupanqui, Ernesto Cardenal, Vinicius de Moraes, Luis Alberto Spinetta, Nicolás Guillén, Idea Vilariño, Fernando Pessoa, Paul Celan, Juan L. Ortiz, Silvina Ocampo, Diana Bellessi, Irene Gruss, Juana Bignozzi y Jorge Boccanera, entre otros poetas. La iniciativa prevé la distribución de 960 mil libros en unos 10.837 establecimientos educativos, entre escuelas secundarias de gestión estatal e Institutos Superiores de Formación Docente de todo el país, con una inversión de 70.000.000 pesos. Participarán en él las actrices Cristina Banegas y Norma Aleandro y el psicoanalista y poeta Tom Lupo, quienes recitarán distintos textos que forman parte de la colección.. Una nota de Silvina Friera para Página/12:

El ministro de Educación, Alberto Sileoni, dice que la colección es .«un paso muy importante» que permitirá que a los 67 millones de libros distribuidos a principios de 2014 se sumen unos 10 o 12 millones más. «Esta es una colección de poesía plural y diversa. Queríamos hacer honor a un género que tiene un extraordinario valor y que en general no es muy leído. Es parte del derecho que tienen los jóvenes a leer la mejor literatura que podemos conseguir, a leer textos que sean bellos; hay un derecho a la belleza también», plantea el ministro a Página/12. «Yo soy lector de poesía y creo que la poesía es necesaria. Tenemos excelentes poetas mujeres como Diana Bellessi, Olga Orozco, Alejandra Pizarnik, Juana Bignozzi, las uruguayas Delmira Agustini e Idea Vilariño. Tengo una especial inclinación por quien fuera Premio Nobel, la polaca Wislawa Szymborska; y por Borges, que no se lo recuerda tanto por su extraordinaria poesía. Nos dimos el gusto de incluir a Jorge Leónidas Escudero, a Juan Carlos Bustriazo Ortiz y a Macedonio Fernández. Y qué decir de Gelman, un poeta extraordinario y desgarrador que siempre nos emociona.»

Entre los 80 títulos están la Poesía Reunida en dos tomos de Gelman, la Poesía Completa de Borges, la Poesía Completa de Escudero (Ediciones en Danza); Si alguien tiene que ser después, de Bignozzi (Adriana Hidalgo); La rebelión del instante, de Bellessi (Adriana Hidalgo); Poemas de Macedonio Fernández (Corregidor); En la resaca, de Daniel Freidemberg (Paradiso); La mitad de la verdad, de Gruss (Bajo la luna); Guitarra negra, de Spinetta (La marca editora); Los pájaros perdidos, de Mario Trejo (Continente); En lo más implacable de la noche, de Vilariño (Ediciones del Sol); Como solo la muerte es pasajera, de Alberto Szpunberg (Entropía); Mi bella tenebrosa, de Baudelaire (Eduvim); Marimba, de Boccanera (Colihue), La ciudad sin Laura, de Francisco Luis Bernárdez (Aique); El nombrador, de Jaime Dávalos (Ediciones Fabro); Largo día de cólera, de Leopoldo Marechal (Colihue); Y siempre después del viento, de Hugo Mujica (Continente); En la maleza, de Luis Tedesco (Grupo Editor Latinoamericano); y Un palmar sin orillas, de Francisco Madariaga (Ediciones en Danza), entre otros títulos y varias antologías de Henri Michaux, Juan L. Ortiz y poetas clásicos norteamericanos. «Queremos seguir privilegiando la poesía, buscar experiencias estéticas y emocionales en los pibes, entenderlos como sujetos de derecho y escuchar a aquellos que se han dedicado a pensar cómo introducir la poesía en las aulas –subraya Sileoni–. Ya aprendimos que con solo llegar a la escuela no se lee. Los libros de la colección vienen con cuadernillos que traen una historia de la poesía y una guía de trabajo para los docentes. Lo más importante es que los libros no descansen en los estantes de la biblioteca.»



REGRESAR A LA REVISTA

Libros / México: Segundo volumen de«'Érase una vez México» de Alejandro Rosas y Sandra Molina

.
Con el segundo volumen de Érase una vez México se busca que los lectores refresquen sus conocimientos sobre lo ocurrido a lo largo del siglo XIX.  (Foto: Archivo)

C iudad Juárez, Chihuahua. 16 de septiembre de 2014. (RanchoNEWS).- La historia del país solía ser contada a partir de héroes y villanos, de victorias y derrotas, de blancos y negros, pero en los últimos años han surgido una serie de divulgadores que se han propuesto mostrar ese pasado a partir de lecturas más amplias, donde los procesos sean lo más importante en el recuento histórico. Una nota de Jesús Alejo Santiago para Milenio:

En ese contexto se inscribe la trilogía Érase una vez México (Martínez Roca, 2014) cuyo segundo volumen acaba de aparecer, en la cual Alejandro Rosas y Sandra Molina se dieron a la tarea de ir tras la gente de a pie, con el propósito de hacer la historia más accesible a la mayoría de la población.

«El mayor reto para el segundo volumen fue tratar de sintetizar el siglo más convulsionado de nuestra historia. Llevamos dos siglos de nuestra independencia, pero ya cuando te acercas a tratar de sintetizarlos, sí cuesta demasiado trabajo, porque es el siglo que podría definir a México en muchos sentidos: la estructura política, el comportamiento social, este apego muy cabrón a los caudillos, que ahí te das cuenta que el siglo XIX está guiado por caudillos», a decir de Alejandro Rosas.

El segundo volumen se refiere a un periodo del país que abarcó lo mismo una guerra de Independencia, una monarquía y varios golpes de Estado, que la promulgación de una república, la pérdida de la mitad del territorio, la exclusión de la Iglesia del poder, hasta el comienzo de un nuevo conflicto armado, como lo fue la revolución mexicana.

«Una vez que logramos hacer aquí fue nuevamente quitarnos el asunto de las etiquetas: el terrible Santa Anna, el santo Juárez... básicamente era seguir con una crónica de acontecimientos, con lo que, por ejemplo, te das cuenta quién era Santa Anna, pero también qué tipo de sociedad teníamos. Aquí hay una corresponsabilidad compartida entre el caudillo y la sociedad que lo sigue, que de ningún modo es el que nos pintó la historia oficial.»

La principal apuesta de esta segunda entrega de Érase una vez México es que los lectores refresquen sus conocimientos sobre lo ocurrido a lo largo del siglo XIX, además de participar en la aclaración de malentendidos históricos y hasta en el conocimiento del origen de dichos populares.

«Independientemente de la desmitificación, que eso le venimos trabajando desde hace tiempo, digamos que es un libro que sí desmitifica, pero no es su fin, sino tener el proceso en el contexto de los acontecimiento, para que así le quede más claro al lector lo que sucedió en el siglo XIX, a fin de que el lector, al final de la lectura, tenga una idea de lo difícil que fue el siglo XIX y como evolucionó política y cotidianamente la sociedad.»

Érase una vez México es parte de una trilogía, cuyo tercer volumen comenzará en la revolución mexicana hasta nuestros días, lo que plantea una serie de retos a los autores, porque muchos de los procesos de los últimos años no se han terminado como para formar parte de la historia.


REGRESAR A LA REVISTA

Arquitectura / México: El Museo de Antropología, en bocetos de Ramírez Vázquez

.
Uno de los primeros esquemas del monumental edificio, de 1961.  (Foto: Ramírez Vázquez y Asociados/Miguel Ángel Porrúa Editor)

C iudad Juárez, Chihuahua. 17 de septiembre de 2014. (RanchoNEWS).- De su puño y letra se pueden leer las indicaciones en los primeros bocetos que del Museo Nacional de Antropología (MNA) trazó en 1961 Pedro Ramírez Vázquez. Son documentos en los que se puede ver cómo el arquitecto concebía e imaginaba el gran recinto. Una nota de Leticia Sánchez Medel para Milenio:

El boceto con la firma de Ramírez Vázquez señala el principio básico de integración del museo en el bosque y a las salas en el exterior, además de mostrar «vistas frecuentes al exterior o al patio para evitar saturar el inmueble». Esos primeros trazos tienen fecha de noviembre de 1961.

Un año después, con medidas de 82 por 54 metros de largo y ancho, el arquitecto diseñaría su emblemático paraguas, «solución a un espacio protegido, no abierto ni descubierto», donde se aprecia la gran sombrilla, con la indicación de la caída libre de agua y una cisterna. Es un espacio protegido, que fue concebido como fundamental para el museo.

Javier Ramírez Campuzano, hijo del gran arquitecto mexicano, facilitó este invaluable documento, del que Ramírez Vázquez y Asociados y Miguel Ángel Porrúa, librero-editor, realizaron 500 copias facsimilares.

Hoy, a 50 años de que se inaugurara el MNA, se espera la asistencia del presidente Enrique Peña Nieto para conmemorar la apertura del recinto, considerado entre los 10 mejores del mundo, y que recibe entre 1.3 millones y 2.3 millones de visitantes al año, lo que lo convierte en el más visitado de nuestro país.

Resguarda un acervo de cerca de 60 mil piezas, entre las que destaca la Piedra del Sol. A través de sus 24 espacios se expone la historia del hombre y en especial de los primeros pobladores de América con 12 mil años de antigüedad.

Es el inmuble que hoy cuenta con los mejores sistemas de seguridad del país, porque su historia también ha estado marcada por ciertos hechos delictivos, como el que se registró el 25 de diciembre de 1985.

El robo del siglo

La madrugada de 25 de diciembre de 1985, dos sujetos cometiron un robo en el MNA. La historia de este ilícito fue increíble: por más de 50 ocasiones visitaron el recinto con la finalidad de realizar un croquis, tomar fotografías de las piezas y planear el saqueo.

Nadie daba crédito de que el museo, con un acervo de más de 60 mil piezas, que resguarda parte fundamental de la memoria y la identidad de México, se encontrara tan indefenso, ya que la puerta principal se cerraba con un candado y contaba con muy pocos vigilantes.

Entre las 139 piezas sustraídas estaba la máscara de jade de la tumba del rey Pakal, de Palenque, Chiapas. Las especulaciones sobre el móvil y los posibles autores intelectuales fueron diversas y hasta inverosímiles. Fue una época en la que el número de visitantes se incrementó, pues todos querían saber más del robo, recordó Mónica Guadalupe Eugenia Amaya, guía del Museo desde hace 32 años.

Según las versiones oficiales, los ladrones fueron Carlos y Luis Perches, quienes, apoyados por Ramón Sardina, salieron del edificio con una bolsa de lona, en la cual guardaron el botín, e inmediatamente se trasladaron hacia Jardines de San Mateo, en el Estado de México.

La historia atrapó a Gabriel García Márquez, quien acudió al MNA cuatro años después del robo, cuando 90 por ciento de las piezas fueron recuperadas por la Procuraduría General de la República y exhibida en la Sala de Exposiciones Temporales.

El viaje de Tláloc

Además de ese hecho insólito, existen otros dos momentos significativos que han marcado la historia del museo más visitado de nuestro país: la travesía del monolito de Tláloc, dios de la lluvia, que fue trasladado desde Coatlinchan, en el Estado de México, y la visita al MNA por parte de Donald Johanson, el descubridor en 1974 de Lucy, una australopithecus afarensis, reconocida en su momento como la abuela de la humanidad y que se reproduce en una de las 25 salas del recinto.

Fue el presidente Adolfo López Mateos quien le dijo al arquitecto Pedro Ramírez Vázquez que había un monolito muy grande, cerca de Chapingo, en Coatlinchán, y que era de la escala que se necesitaba para que diera la bienvenida a los visitantes a lo que sería el MNA.

Lo consultó con Alfonso Caso y Ricardo Robina, y se dirigió entonces al poblado, que no tenía más de 70 familias, a las cuales les explicó el objeto de llevar el monolito de 165 toneladas al nuevo museo. Hubo oposición y llegó a ser un problema mediático.

El presidente López Mateos, contaba Ramírez Vázquez, dio instrucciones de no insistir si el traslado representaba un problema social. «Tuvimos entonces una reunión con el pueblo y con don Plácido, un maestro nahua, quien los convenció para poder llevarnos la pieza».

En reciprocidad, al pueblo se le construyó una carretera, se le dotó de luz y teléfono, se edificó un aula, un consultorio médico y se le ofreció que entrarían gratuitamente al MNA.

El día del traslado del dios Tláloc llovió como nunca; los encabezados de los diarios lo adjudicaban como una señal de la deidad mexica de la lluvia.

Madre de la humanidad

De visita en México, Donald Johanson (Chicago, Estados Unidos, 1943) descubrió que en el MNA su Lucy, antecesora del hombre, recibe a todos los visitantes.

De inmediato pidió ir a la sala donde se exhibe la reproducción de los restos y una reconstrucción que realizaron antropólogos físicos. Una vez que abrieron la sala para él, no daba crédito: le alegró verla, «aunque un poco más gordita», en la sala Fundación de la Antropología.

Se tomó fotografías ante las vitrinas que muestran la posible apariencia física de Lucy, conocida en el mundo científico como australophitecus afarensi, cuyos restos óseos fósiles encontró el experto mientras caminaba en medio de un calor insoportable el 30 de noviembre de hace 40 años, al norte de Addis Abbeba, en Etiopía. Se trataba de una mujer de un metro de estatura y de 3.2 millones de años, y que por años fue considerada «la madre de la humanidad».

Observó detenidamente la figura de Lucy, reconstruida con las más avanzadas técnicas utilizadas por la antropología forense, la anatomía, la fisiología, la biomecánica y la biología evolutiva.

Posó frente a ella e hizo varias bromas acerca del parecido entre él y Lucy, a la que considera su hija.

«¡Ya se nos hizo el museíto!»

«¡Ya se nos hizo el museíto!», fueron las palabras que escuchó Pedro Ramírez Vázquez de boca de Adolfo López Mateos una vez que éste fue designado presidente electo de México, en 1958. Para él significó cristalizar su sueño.

En una entrevista con MILENIO con motivo del 40 aniversario del museo, el arquitecto narró que cada ocho días se reunía con Jaime Torres Bodet, entonces titular de la SEP, y que, de vez en cuando, algún domingo, recibían la visita de López Mateos.

Reconoció que el MNA se edificó en 19 meses, un tiempo récord. Cerca de mil obreros de la construcción y alrededor de 200 arqueólogos, ingenieros, historiadores, museógrafos y artistas trabajaron día y noche para terminar el recinto; pero aclaró a sus detractores que le cuestionaron la deforestación de ocho hectáreas del Bosque de Chapultepec, que hubo trabajo previo de dos años de planeación.

Sus palabras también fueron recuperadas del videohomenaje a Pedro Ramírez Vázquez, producido por la SEP y el Instituto Nacional de Antropología e Historia.

«En el MNA quisimos siempre tener presente que estaba en el Bosque de Chapultepec, por eso es que es tan abierto: todas las salas se abren hacia el exterior y la gente se siente dentro del bosque, libre, sin estar encerradas. El paraguas mismo, por la altura e inclinación de su cubierta, permite ver el cielo; el visitante nunca se siente atrapado en el espacio. En realidad queríamos actuar como actuaría un arquitecto prehispánico si hubiera tenido el mármol, el aluminio, el acero, el concreto, el plástico y los materiales actuales», explica el arquitecto en el documental mencionado.

A 50 años de la inauguración del MNA, su voz cobra vigencia.


REGRESAR A LA REVISTA

Artes Plásticas / Francia: El cuadro de Monet que dio nombre al Impresionismo revela sus secretos

.
Impresión, sol naciente pieza de Claude Monet fue pintada en 1872.  (Foto: Archivo)

C iudad Juárez, Chihuahua. 16 de septiembre de 2014. (RanchoNEWS).- El cuadro de Monet que en 1874 dio su nombre a los impresionistas: Impression, soleil levant, en español Impresión, sol naciente, revela ahora todos los secretos de su génesis, del desprecio inicial que conoció y de la singular trayectoria por la que tardó más de medio siglo en convertirse en un hito de la historia del arte. Una entrega de EFE:

La cuestión ocupa a partir de este jueves la nueva exposición estelar del Museo Marmottan Monet de París, que reúne 80 obras maestras y numerosos documentos relacionados con esa obra clave de Monet, cuyo título utilizó un crítico satírico de la época para definir con desprecio a esos «impresionistas».

En total, hasta el próximo enero, pueden contemplarse 25 telas de Claude Monet (1840-1926) y 55 de artistas que inspiraron en particular sus marinas y paisajes como Delacroix, Courbet, Boudin, Jongking y Turner; así como coetáneos suyos como Morisot, Renoir, Pissarro o Sisley.

Las piezas proceden del propio museo y de otras grandes pinacotecas y colecciones privadas del mundo, como la National Gallery de Londres, el Museo de Filadelfia (EE.UU.) o la colección Carmen Thyssen-Bornemisza en depósito en el Museo Thyssen, de donde provienen tres óleos.

Regentado por el Instituto de Francia y heredero vía la Academia de Bellas Artes de valiosas colecciones impresionistas, el museo parisino es el primer fondo mundial de la obra de Monet, y con esta exhibición continua las celebraciones del 80 aniversario de su existencia.

Conmemora, asimismo, el 140 aniversario de la primera exposición al público de L'Impression, como le bautizó su autor en 1874, cuando lo incluyó en la primera muestra de los futuros impresionistas, reunidos entonces en la recién fundada «Société anonyme des artistes peintres, sculpteurs et graveurs».

El título del cuadro, que ya en el catálogo de 1874 figuraba como Impression, soleil levant  (Impresión, sol naciente), y se transformó años después en Impression, soleil couchant (puesta de sol), es uno de los elementos dilucidados, junto con su iconografía y la búsqueda del lugar y la fecha exactos de su creación.

Gracias a las investigaciones iconográficas, meteorológicas, topográficas, hidrográficas y astronómicas realizadas con la ayuda entre otros científicos del astrofísico de la Universidad de Texas Donald Olson, del lugar donde fue pintado no queda duda.

Fue en el antepuerto normando de Le Havre, que Monet veía desde la habitación de su hotel en esa ciudad del noroeste francés.

Del momento del día en que pudo ser pintado prácticamente tampoco: fue durante la marea alta, poco después de la salida del sol, a las 7:35 horas, según la hipótesis más probable.

Con escaso margen de error y un zócalo científico apabullante, los expertos concluyeron igualmente que fue pintado casi con toda seguridad el 13 de noviembre de 1872, el mismo año con el que Monet acompañó su firma, pero que un especialista, décadas después, retrasó en un año, al no poder comprobar su estancia en Le Havre en el 72 pero sí en Normandía al año siguiente.

El cuadro, en su día unánimemente criticado, cayó pronto en el olvido, tras ser comprado por 800 francos por el audaz coleccionista Ernest Hoschedé, y en 1878 por 250 francos por el doctor homeópata rumano Georges de Bellio, coleccionista, amigo de Monet y de muchos impresionistas.

En cambio, el calificativo peyorativo atribuido gracias a él prendió de inmediato entre el público, la crítica y los propios "impresionistas", según recordaron los comisarios de la exhibición, Marianne Mathieu y Dominique Lobstein.

El cuadro fue donado al Marmottan en 1940, en vísperas de la II Guerra Mundial, por la hija del doctor de Bellio, Victorine, y su esposo, junto con otras obras, entre ellas las tres telas más famosas entonces de Monet.

Sin haber llegado a ocupar un puesto principal durante las primeras décadas del siglo pasado, salvo en contadas excepciones, Impression, soleil levant pasó a convertirse repentinamente a mediados del siglo XX en uno de los cuadros más célebres del mundo y en el más emblemático del Museo Marmottan.

Los comisarios subrayaron que este cambio vertiginoso no habría sido posible sin el cuidado con el que fue conservado durante décadas, pero hubo que esperar la consolidación absoluta del impresionismo como un movimiento principal de la historia del arte, y los estudios muy precisos que grandes historiadores del arte le dedicaron.



REGRESAR A LA REVISTA

Libros / «La sociedad de coste marginal cero» de Jeremy Rifkin

.
El sociólogo, economista y asesor político. (Foto: Javier Barbancho.)

C iudad Juárez, Chihuahua. 15 de septiembre de 2014. (RanchoNEWS).- Una gran contradicción contamina el ADN del capitalismo: morirá de éxito. Este vaticinio ya lo hizo Keynes hace casi un siglo, pero nadie le prestó demasiada atención. Hoy es el economista Jeremy Rifkin (Denver, Colorado, EEUU, 1943) el heraldo de un cambio que ya está ocurriendo. Asesor de la Unión Europea y de líderes como Merkel, Sarkozy o Zapatero y profesor de la escuela de negocios más antigua del mundo, la Wharton School de la Universidad de Pensilvania, este gurú de la sostenibilidad económica presenta este martes en la Fundación Rafael del Pino de Madrid su último libro, La sociedad de coste marginal cero. En él utiliza como punto de partida la gran paradoja de la economía de mercado: «Una competencia intensa obliga a la introducción de una tecnología cada vez más sofisticada que fomenta la productividad hasta un nivel óptimo en que el coste marginal de cada unidad adicional puesta a la venta “se aproxima a cero” [...] y el producto acaba siendo virtualmente gratuito. De suceder esto, el beneficio, el “alma” del capitalismo, se acabaría evaporando». Una nota de Fernando Díaz Quijano para El Cultural:

El agotamiento del sistema capitalista, el avance de la tecnología y los efectos de la crisis económica que padecemos desde 2007 han favorecido, según Rifkin, el nacimiento de un nuevo sistema económico alternativo a la economía de mercado: el procomún colaborativo, integrado por millones de prosumidores -consumidores y productores a un tiempo-. Un paradigma que empieza a ser una realidad palpable y que se sustenta en la racionalización del consumo, en el uso colaborativo de internet, en las energías renovables y en la impresión 3D de todo tipo de objetos en el ámbito doméstico, fomentando la expansión de los bienes y servicios gratuitos y la sustitución del «deseo de propiedad» por el «deseo de acceso». Buena muestra de ello son las redes para compartir coche o los MOOCs -cursos online masivos y gratuitos-, un fenómeno en auge al que el autor dedica varias páginas en el libro. Ante este nuevo escenario, «en 2050 no habrá desaparecido el capitalismo, pero ya no será el modelo económico dominante», asegura el sociólogo y economista.

Explica Rifkin que cada cambio de paradigma económico se produce cuando convergen innovaciones importantes en el campo de las comunicaciones, de la energía y del transporte. La aplicación del vapor a la imprenta, el carbón y el ferrocarril propiciaron la Primera Revolución Industrial a finales del siglo XIX; la electricidad, el teléfono y el petróleo activaron la segunda en el siglo XX; y ahora, lo que ha propiciado la Tercera Revolución Industrial -término acuñado por él mismo en uno de sus últimos libros y refrendado por la ONU y la UE- ha sido la aparición de lo que él llama «Internet de las Cosas»: una infraestructura inteligente formada por el internet de las comunicaciones, el internet de la energía y el internet de la logística. Esta red gigante de datos «está formada, a día de hoy, por 13.000 millones de sensores instalados en campos de cultivo, almacenes, carreteras, fábricas, tiendas y casas, que funcionan como neuronas de un gran cerebro externalizado», explica Rifkin. En 2020, habrá 100.000 millones de sensores distribuidos por todo el mundo dando vida a este Internet de las Cosas, una óptima forma de organizar el mundo y racionalizar los recursos «siempre que sepamos cómo impedir los monopolios de empresas como Google o Facebook». En semejante escenario, será de vital importancia la protección de la privacidad de los datos personales y, a la vez, la transparencia del sistema económico: «Yo propongo el acceso libre a todos los datos de la economía mundial. Sé que habrá grandes obstáculos para conseguirlo, pero de ello depende que la economía sea libre o esté dominada por los grandes monopolios».

Mensajes para España

Rifkin ha aprovechado su visita a nuestro país para lanzarnos una profecía: «España hora vive una etapa política de austeridad. No estoy en contra, es necesario reducir gastos y reformar el mercado laboral, pero también es necesario dejar de usar energías fósiles, fomentar otro tipo de comunicaciones no centralizadas y cambiar las “carreteras tontas” por carreteras inteligentes. Si no acometéis estas reformas, vuestro país no podrá avanzar. España debe prepararse para la Tercera Revolución Industrial».

Alemania, China y Dinamarca ya lo están haciendo, asegura. «El presidente de España piensa que lo que yo hago es puro teatro. Pero yo no invento nada, todo lo que cuento ya está sucediendo en alguna parte del mundo. Si no, que mire a Alemania. Tras las elecciones, Angela Merkel me pidió consejo y elaboró un plan para fomentar las energías renovables. En el primer trimestre de este año, el 27% de la energía consumida en aquel país procedía de fuentes renovables, y se calcula que en 2020 llegará al 35%. España iba por el buen camino de las energías renovables. Es una pena ver cómo ha parado todo ese desarrollo».

Rifkin escribió en 1995 uno de sus libros más conocidos, El fin del trabajo, donde desarrollaba otro vaticinio de Keynes: el «desempleo tecnológico», es decir, la automatización de los procesos productivos y la reorientación de la actividad humana hacia fines no económicos. Sin embargo, aunque vamos hacia un mundo automatizado, asegura que el nuevo paradigma económico que se avecina es una buena oportunidad para crear empleo, lo que supone un motivo de esperanza para España. «El cambio económico supone un trastorno, pero también nuevas oportunidades. El Internet de las Cosas necesitará la instalación de nuevas tecnologías que implicarán a casi todos los sectores productivos: construcción, arquitectura, electricidad, transporte, tecnologías de la comunicación... Y no lo harán robots, sino personas. De modo que hay muchísimo trabajo para cuarenta años por lo menos. Os dirán que no hay dinero para esto, pero es una excusa. Dinero hay, lo que pasa es que se invierte en las viejas infraestructuras de siempre, ya obsoletas. Podríais empezar mañana mismo, si quisierais».



REGRESAR A LA REVISTA

Literatura / Entrevista a Ken Follett

.
El escritor Ken Follet al lado de su estatua en Vitoria.  (Foto: Pablo Viñas)

C iudad Juárez, Chihuahua. 16 de septiembre de 2014. (RanchoNEWS).- El autor concluye la saga The Century con la publicación de El umbral de la eternidad (Plaza&Janés.) Una entrevista de El Cultural:

Las trilogías necesitan un fin. Y a veces esos cierres suelen ser muy esperados. Es lo que ocurre con The Century, la saga que narra la vida de cinco familias durante el siglo XX. Con El umbral de la eternidad, Ken Follett, finaliza la historia tras La caída de los gigantes y El invierno del mundo. Desde el sur de Estados Unidos hasta la remota Siberia, desde la isla de Cuba hasta el vibrante Londres de los años sesenta, el último volumen narra las peripecias de aquellas personas que lucharon por la libertad individual en medio del conflicto titánico entre dos de los países más poderosos.

En el año 1961 Rebecca Hoffman, profesora en Alemania del Este y nieta de lady Maud, descubrirá que la policía secreta está vigilándola mientras su hermano menor, Walli, sueña con huir a Occidente para convertirse en músico de rock. George Jakes, joven abogado que trabaja con los hermanos Kennedy, es un activista del movimiento por los derechos civiles de los negros en Estados Unidos que participará en las protestas de los estados del Sur y en la marcha sobre Washington liderada por Martin Luther King. En Rusia las inclinaciones políticas enfrentan a los hermanos Tania y Dimka Dvorkin. Este se convierte en una de las jóvenes promesas del Kremlin mientras su hermana entrará a formar parte de un grupo activista que promueve la insurrección.

 ¿Qué libros tiene actualmente en su mesita de noche?

Ten Cities That Made an Empire de Tristam Hunt, es una original y crítica mirada hacia la historia del Imperio Británico. También me estoy tomando el placer de releer Las minas del rey Salomón, de H. Rider Haggard, una obra maestra de la ficción de aventura victoriana y algunos cuentos del pomposamente brillante Henry James.

¿Quién es su novelista favorito de todos los tiempos?

Ian Fleming creó el héroe de ficción más querido del siglo XX, James Bond. Fleming también desarrolló un vívido estilo de prosa contemporánea que se adapta perfectamente a su protagonista.

Y, ¿su novelista preferido hoy en día?

Stephen King combina una imaginación sin igual con la riqueza verbal dickensiana. He disfrutado de su obra durante 40 años, y cada novela es fresca y cautivadora.

De los grandes libros que están por llegar, ¿a cuál le tiene más ganas?

Tengo muchas ganas de Personal de Lee Child. Jack Reacher es el James Bond de hoy en día, un héroe de thriller del que nunca tenemos suficiente. Leo cada uno de ellos en cuanto se publican. Y, dicho sea de paso, el escritor es un tipo muy agradable.

Trabajó desde joven como periodista. ¿Cómo afectó esa experiencia a su acercamiento a la narración?

Tengo una prosa simple y directa. Para mí, las palabras deberían de ser como un cristal a través del que se mira, no al que se mira. Son pocos los adornos decorativos. Aprendí ese estilo en los periódicos.

¿Cuál es la clave para escribir un buen thriller, para una gran historia de suspense? 

Un thriller siempre trata sobre gente en peligro. La clave está en hacer que el lector comparta y sienta la ansiedad del héroe. En toda ficción popular el objetivo del autor tiene que ser conseguir que el lector sienta las emociones de los personajes. Eso es lo que hace que el lector pase las páginas.

A la hora de leer, ¿cuál es su género favorito? Y, ¿para escribir?

Me encanta la ficción victoriana: largas y pausadas historias sobre familias y vecinos, novelas que no tienen miedo de las preguntas morales o políticas. Durante los últimos diez años me he estado divirtiendo mucho escribiendo ficción histórica. Me inspiro en la Historia y creo que los lectores disfrutan de ese sentido del realismo que viene de un fondo bien investigado y detallado.

¿Hay algún tipo de libro del que intenta mantenerse al margen como lector? Y, ¿Cómo escritor?

No puedo con la fantasía caprichosa. Nunca he pasado por un tolkien. Si no hay reglas y puede pasar cualquier cosa, ¿dónde está el suspense? Odio a los elfos.

Si tuviera que nombrar un libro que haya hecho de usted lo que es hoy en día, ¿cuál sería?

Fui criado en una estricta familia cristiana y de adolescente empecé a dudar de todo lo que me habían enseñado. En una agonía de conflicto leí Padre e hijo de Edmund Gosse que trata sobre un hombre joven que refleja la religión de su padre. Esta novela me dio la valentía para hacer lo mismo.

De todos los libros que ha escrito, ¿cuál es su favorito y por qué?

Estoy muy unido a Los pilares de la tierra porque hubo gente que no quería que lo escribiera. Un editor me dijo que arruinaría mi carrera. De momento ha vendido 23 millones de ejemplares y aún tiene fuerza.

Decepcionante, sobrevalorado o simplemente flojo, ¿qué libro pensaba que le iba a gustar y no lo ha hecho? ¿Recuerda el último libro que tuvo que dejar sin terminarlo?

Me da igual El jilguero de Donna Tart. Leer una novela sobre gente consumiendo drogas es como estar en una fiesta en la que todo el mundo está drogado.

 ¿Cuál es el libro que cree que hubiera podido escribir otra persona?

Ahora que el Comunismo se ha terminado y no estamos obligados a discutir eso nunca más, algunos analizarían el logro de Karl Marx como filósofo. Igual que Freud y Darwin, él cambió la manera en la que todos pensamos, incluso los conservadores.

¿Quién le gustaría que escribiera la historia de su vida?

Sinceramente, mi vida no es interesante. He pasado los últimos 35 años sentado en una mesa escribiendo novelas. Toda la emoción está en las historias que escribo.

¿Hay algún libro que no haya leído aún y se sienta avergonzado por ello? 

Estoy familiarizado con la poesía del siglo XX y con el verso de Shakespeare, por supuesto, pero hay una gran biblioteca de poetas de los siglos XVIII y XIX que apenas he leído: Wordsworth, Coleridge, Byron, Shelley, Keats, Tennyson. Espero vivir cien años para poder leerlos a todos.



REGRESAR A LA REVISTA

Libros / España: «Felices los felices» de Yasmina Reza

.
La escritora y dramaturga. (Foto: EFE)

C iudad Juárez, Chihuahua. 16 de septiembre de 2014. (RanchoNEWS).- La mujer que siguió durante un año a Nicolas Sarkozy, convencida de que, más que un político, ha sido y es un personaje, no permite que la fotografíen y es capaz de crear líneas de diálogo tan ácidas como las que siguen: «Las parejas me dan asco. Su acartonamiento, su connivencia retrógada. Nada me gusta de esa estructura ambulante que atraviesa el tiempo en las barbas de los aislados. Las dos partes me inspiran desprecio y sólo aspiro a destruirlos». Una nota de Laura Fernández para El Mundo:

La responsable del exultante, trepidante y tormentoso guión de Un dios salvaje, de Roman Polanski, Yasmina Reza, ha vuelto. Y lo ha hecho con una novela coral que ella entiende como una serie de televisión paginada poblada de personajes neuróticos: Felices los felices (Anagrama), título que es también un homenaje, en absoluto velado, a los míticos versos de Jorge Luis Borges («Felices los amados y los amantes y los que pueden prescindir del amor. Felices los felices»). «Creo firmemente que la felicidad es una predisposición, que no depende de las circunstancias. Podemos ser morenos, guapos, feos, y podemos ser felices. O no», dice la autora.

Si la felicidad es una predisposición, ¿están sus personajes predispuestos a todo lo contrario? Porque a ninguno de ellos les sale nada bien. Y todos parecen infelices, a su manera. Unos discuten y casi se lían a puñetazos por no haber comprado el queso correcto en el supermercado, otros se creen Céline Dion, aunque son niños de siete años, y los hay que desean, cueste lo que cueste, sufrir por amor. «No creo que sean infelices. De hecho, creo que en la novela hay muchos momentos de felicidad», contesta la autora. Los hay, pero son como pequeñas islas. De hecho, el aislamiento es una de las claves de la historia, o de cómo está construida (capítulos que llevan por título el nombre del personaje que toma la palabra). «Las situaciones que relato son en realidad muy trágicas, pero cuando las aíslas se convierten en algo absurdo y divertido. Me interesan muchísimo esos momentos de locura que vivimos a diario y que son absolutamente delirantes», confiesa.

Pero si algo es Felices los felices es una diatriba contra el mundo de la pareja. «No es una diatriba, es una reflexión», asegura Reza, una reflexión pesimista que ella no considera pesimista. «Todo parte de preguntarse si la pareja es una buena estructura para el amor y la respuesta es que no. No lo es. O lo es hasta cierto punto. Cuando se añaden la convivencia y los niños, la estructura pesa demasiado para que el amor pueda existir. De ahí que el adulterio se convierta en algo clave. Porque el adulterio es a veces necesario para que un matrimonio funcione», dice. O dicho de otra manera, «el matrimonio es una construcción perfecta para la práctica del adulterio». Lo dice y a continuación se arrepiente de haberlo hecho porque no le gusta sonar tan lapidaria. «Los escritores no sabemos nada en realidad, no somos sociólogos», añade.

Quizá por eso nunca planea nada. Ni cuando escribe para el teatro ni cuando escribe novela. «Los personajes son quienes construyen la historia». ¿Y están basados esos personajes en personajes reales? Niega con la cabeza, pero al poco rato asegura que el chico que cree ser Céline Dion (y que firma autógrafos en el manicomio con su nombre) está ligeramente basado en su propio hijo, que a los siete años jugaba a ser Céline Dion. También dice que ella suele jugar al bridge, como uno de sus personajes, pero que «nunca se ha comido una carta», como sí hace él. ¿Es demasiado cruel con sus personajes? «No, para nada, ¿acaso he matado a alguno alguna vez?».

La irrealidad de la clase política

Del año que pasó siguiendo a Sarkozy salió un libro, una especie de crónica-diario, titulado El alba, la tarde o la noche, que jamás habría existido de haberse propuesto seguir a Hollande, el actual presidente de la República Francesa. «No estoy en absoluto interesada en él. No creo que sea un personaje, aunque le pasen cosas de novela», sentencia la escritora, que sí ve interesante, sin embargo, a Marine Le Pen, aunque no moverá un dedo en esa dirección porque «todo lo que la rodea me deprime». En cualquier caso, es cierto, dice, que la clase política francesa goza de unos privilegios que la hace «flotar» por encima de lo real. «Quizá es por eso que están tan descentrados sentimentalmente. Viven en una especie de irrealidad, en un mundo de una ligereza moral indescriptible. Quizá es por eso que en muchos casos tienen una relación compulsiva con las mujeres. No importa si son de izquierdas o de derechas. A todos les ocurre lo mismo. Y es todo cosa de los privilegios que espero que se acaben algún día», apunta



REGRESAR A LA REVISTA

Música / España: Cat Stevens vuelve de gira por EE UU 38 años después

.
El músico Yusuf Islam, alias 'Cat Stevens'. (Foto: Charles Sykes)

C iudad Juárez, Chihuahua. 16 de septiembre de 2014. (RanchoNEWS).- Yusuf Islam vuelve a estar de gira por EE UU y saca un disco nuevo. Los conocedores del mundillo musical ya sabrán de quién se está hablando. Para los que se lo sigan preguntando, así se llama el cantante Cat Stevens desde que se convirtiera al islamismo y se instalara en Dubai. Ahora, el artista (que ya regresó a los conciertos en 2009, tras una ausencia de 33 años) ha decidido volver a tocar también en EE UU, donde llevan desde 1976 sin verle subido a un escenario. De paso, Stevens también anunció ayer que sacará un disco de blues el próximo 27 de octubre, titulado Tell 'em I'm gone. Una nota de la redacción de El País:

«He tardado bastante en volver por EE UU, pero había tanta gente pidiéndomelo que sentí que era una obligación», asegura el músico en una entrevista con The Guardian. La gira, bautizada Peace train … late Again en alusión a uno de sus temas más célebres, pasará a finales de diciembre por Toronto, Boston, Nueva York, Chicago, San Francisco y Los Angeles. Antes, el artista se dará una vuelta por Europa, de Alemania a Italia, pasando por Francia y Reino Unido.

Famoso a finales de los setenta, con éxitos como Matthew and son, Wild world o Morning has broken, Stevens se convirtió al islam en 1977 y cambió su nombre por el de Yusuf Islam. En 1979, se casó con una musulmana que desconocía en una boda arreglada y, desde entonces, desapareció prácticamente del mapa. «[La industria musical] es algo del que huí durante mucho tiempo, pero no significa que sea lo mismo que crear música. Cuando por fin me reconcilié con el asunto –qué lugar debería ocupar en mi vida-, tenía algo que decir. No habría escrito canciones si no tuviera nada que decir», relata el músico a The Guardian.

Así, Stevens vuelve a protagonizar portadas por sus álbumes, tras llamar la atención durante décadas sobre todo por sus declaraciones: en los ochenta afirmó por ejemplo que Salman Rushdie era un blasfemo. Esa y más declaraciones le acarrearon un huracán de críticas, quemas de sus discos, ataques de otros artistas e incluso juicios –que acabó ganando- contra Private Eye, que sostuvo que financiaba a guerrilleros afganos, The Sun y The Sunday Times.

A pesar de su currículo, y del enfrentamiento entre EE UU y el Estado Islámico en Irak, Stevens descarta que su religión y sus posturas -que suavizó con el paso de los años- puedan suponer un problema para la gira: «Me temo que muchas de las cosas que la gente cree sobre el islam son totalmente distintas respecto a la religión que la mayoría de nosotros reconoce. Fui realmente afortunado de conocer el islam antes de que acabara en los titulares de prensa».



REGRESAR A LA REVISTA

Cine / España: Una pasión magistral por el cine, David Fincher

.
David Fincher se retrata con estudiantes en su clase magistral en Madrid.  (Foto:Magaly Briand)

C iudad Juárez, Chihuahua. 16 de septiembre de 2014. (RanchoNEWS).- Con la misma precisión con que rueda sus películas, con la suavidad propia del filo de una navaja, David Fincher (Denver, Colorado, 1962) diseccionó este lunes ante un grupo de estudiantes de cine su amor —o, mejor dicho, su pasión— por el oficio. El cineasta obsesivo y meticuloso, el chico que renegaba de las escuelas porque quería aprender solo de sus errores, ese que no quería parecerse ni a sus maestros ni a nadie y logró ser inimitable en obras maestras como Zodiac y La red social, inauguró el curso de la Escuela Universitaria de Artes y Espectáculos TAI con una charla en la que regaló un puñado de consejos prácticos y, sobre todo, un último sentido del deber como cineasta:«El que no es perfeccionista solo es un vago», dijo. «Es una enorme responsabilidad que alguien te preste atención durante dos horas, que te entregue sus ojos, sus oídos y su mente, así que por puro respeto todo el trabajo jamás será suficiente». Una nota de Elsa Fernández-Santos López para El País:

Sentado en un sillón de cuero blanco de Mies Van der Rohe, sin beber de la pequeña botella de agua que estaba a sus pies, el director de Seven desplegó algunas de las claves de esa poderosa mezcla de astucia visionaria y clasicismo que encierra gran parte de su obra. «El cine es un medio arriesgado, imperfecto y emocional, y todo esto debe, de alguna manera, sentirse en una película», explicó. Poco antes, el presentador del acto, uno de los responsables de la escuela, el crítico Carlos Reviriego, le había preguntado si coincidía con el invitado de hace un año, David Lynch, quien en la misma aula señaló que para él lo más importante es no renunciar jamás al corte final de una película. «No estoy de acuerdo», respondió Fincher. «Lo más importante en una película es lograr articular tus intenciones con la mayor precisión posible, tener la habilidad de saber explicarte, saber seducir a los guionistas, a los actores y también al equipo de marketing con tu idea. No me interesa agarrarme a una artimaña legal para lograr mis deseos finales, lo que me interesa es hacer entender a los demás qué ideas caben y cuáles no en esta película. No hay mayor control que la seducción, eso es mucho más interesante que taparse los oídos y apelar a un documento que guardas en el bolsillo. Una película es un proceso de equipo, no es una acuarela que uno pinta solo en su casa».

Mezclados entre los alumnos, le escuchaban directores españoles como Borja Cobeaga, Eduardo Chapero-Jackson, Pablo Berger, Daniel Sánchez-Arévalo o Daniel Monzón; y el guionista Jorge Guerricaechevarría. «Habla como sus películas, riguroso y elegante, transmite el gusto por su oficio», apuntó el director de El niño. Fincher, a quien le debemos algunos de los videoclips más paradigmáticos de la era MTV (el Vogue de Madonna o Freedom de George Michael), debutó con un fracaso: Alien 3. Reniega de un batacazo que sin embargo le hizo crecer: «Tenía 27 años y estaba esperando mi oportunidad. Y claro, nadie te advierte del lío en el que te metes al hacer una secuela que cuesta millones. Yo podía hablarles de Tarkovski y de mis intenciones, de hacer una película distinta de las anteriores, pero a la hora de la verdad no querían nada distinto de las dos primeras».

No volvió a perder la partida. Fincher aprendió que un largometraje es «un ajedrez tridimensional» en el que todo debe cuadrar y estar al servicio de la película, y eso incluye a los actores. «Admiro enormemente su trabajo, pero no les pongo en un pedestal. Creo en una relación de tú a tú. Quiero que den todo por la película, y no hablo de sudar».

Rara avis dentro del sistema de Hollywood («se hacen películas que solo son pornografía destructiva»), cree que el éxito de las series se debe en gran medida a que se han convertido en el último reducto para desarrollar personajes. Él, siguiendo su propio camino dentro del sistema, estrena Perdida (10 de octubre en España), última filigrana de un director que se echa todo el peso a las espaldas: «No siempre tengo la razón pero lo que siempre tengo claro es que a nadie le importa la película tanto como a mí». Basada en el best seller de Gillian Flynn, Perdida cuenta la desaparición de una joven esposa el día de su quinto aniversario de boda. Narrada a dos voces, la de la mujer desaparecida (Rosamund Pike) y la de su marido sospechoso (Ben Affleck), se anuncia como un thriller psicológico. Fincher, que se mueve cómodamente en las patologías de la sociedad contemporánea, explica dónde está para él el verdadero anzuelo de su nueva historia: «Lo que me interesó de la novela es que hablaba del narcisismo que encierra toda relación de pareja. Ese reflejo de nosotros mismos en el que tanto nos gusta mirarnos hasta que, pasados los años, tres, cinco, el reflejo empieza a desdibujarse provocando en nosotros una enorme ira y desconcierto porque al dejar de reconocernos en el otro descubrimos que se ha convertido en un perfecto extraño».


REGRESAR A LA REVISTA

Arqueología / Israel: Descubren un monumento de piedra más antiguo que Stonehenge

.
Una imagen, sacada de Google Earth, de la zona donde se halla el monumento.

C iudad Juárez, Chihuahua. 16 de septiembre de 2014. (RanchoNEWS).- Rujum En Nabi Shuaayb era hasta ahora un promontorio de piedras cerca del israelí Mar de Galilea que se creía un resto perdido de una muralla centenaria. Ahora, gracias a la investigación del doctorando Ido Wachtel de la Universidad Hebrea de Jerusalén (HUJI), se ha descubierto que esta enorme estructura en forma de medialuna es en realidad un monumento en sí mismo con 5.000 años de antigüedad. Sería más longevo que el complejo megalítico de Stonehenge en el Reino Unido o las pirámides de Egipto, que datan aproximadamente del año 2.600 antes de Cristo. Una nota de Carmen Rengel Ramos para El País:

Según ha expuesto el experto en el Congreso Internacional sobre Arqueología en el Antiguo Oriente Próximo de este verano y tal y como desvela ahora la revista Live Science, la estructura se encuentra a 13 kilómetros del lago Tiberíades, cerca de la frontera entre Israel y el territorio palestino de Cisjordania. Tiene 14.000 metros cúbicos de volumen, 150 metros de largo por 20 de ancho en su base y hasta siete metros de altura. «Más extenso que un campo de fútbol norteamericano», explica la publicación. En las proximidades se han encontrado restos de cerámica elaborada entre 3050 y 2650 a. C. que han ayudado a datar el hallazgo.

Wachtel explica en su ponencia que se puede tratar de «un hito destacado en el paisaje natural, que sirve para marcar la posesión» de la tierra o para «hacer valer la autoridad y los derechos sobre los recursos naturales» por una población determinada, pero también puede ser un monumento religioso, erigido en honor del dios Sin de la antigua Mesopotamia, cuyo símbolo era una luna creciente como la que forman estas piedras.

A 29 kilómetros del lugar donde se encuentra esta construcción también se levantó en tiempos contemporáneos el pueblo de Bet Yerah, literalmente «la casa del dios de la luna», conocido por su culto a esta deidad oriental, notablemente documentada. El investigador entiende que este muro inmenso pudo igualmente «ayudar» a marcar las fronteras de aquella villa y sus dominios, ya que la medialuna se destaca claramente en el paisaje, pero descarta que se trate de una fortificación ordinaria, dada su lejanía respecto al núcleo urbano, habitado.

Los cálculos del especialista indican que hicieron falta entre 35.000 y 5.000 jornadas de labor para levantar esta estructura, unos 200 obreros con dedicación exclusiva durante cinco meses, un plazo que entiende se prorrogó largamente, puesto que los mismos constructores debían ser los agricultores de la zona, que no podían apartar sus manos durante demasiado tiempo continuado de la tierra que les daba el sustento.

Desde el Departamento de Antigüedades del Gobierno de Israel recuerdan que la zona donde se ubica el Rujum En Nabi Shuaayb –también conocida como Mojón de Jethro en honor de un antiguo líder druso de la región- es prácticamente un corredor de restos megalíticos hasta los Altos del Golán, donde se han encontrado conjuntos de pilares y círculos posiblemente aún más longevos.



REGRESAR A LA REVISTA

Literatura / Argentina: Hoy se entregan Los Premios Konex

.
Habrá un reconocimiento para Gelman. Hebe Uhart y Ricardo Piglia, dos de los premiados. (Foto: Archivo)

C iudad Juárez, Chihuahua. 16 de septiembre de 2014. (RanchoNEWS).- El movimiento produce una sintaxis mental que traza una línea de proyectos posibles. Luis Ovsejevich –empresario y abogado hiperactivo, que le pone el pecho al mal tiempo– manejaba su auto junto a toda su familia en 1979, cuando se le ocurrió crear los Premios Konex, un reconocimiento que recibirían las figuras más destacadas de todas las actividades que hacen a la vida de la sociedad. La idea fue como un relámpago que se le clavó en la retina con la convicción de que debía cristalizar lo antes posible esta propuesta de distinguir a deportistas, músicos, científicos, escritores, periodistas, artistas plásticos y empresarios, los mejores en cada una de estas disciplinas. Entonces estableció las diez actividades a premiar, que sucesivamente son: Deportes, Espectáculos, Artes Visuales, Ciencia y Tecnología, Letras, Música Popular, Humanidades, Comunicación-Periodismo, Instituciones-Comunidad-Empresa y Música Clásica. Una nota de Silvina Fiera para Página/12:

«Sembrar el porvenir» fue la frase que acuñó en la primera edición, en 1980. Un largo camino ha recorrido esta suerte de prestigioso Nobel del Río de la Plata que en su 35a edición, que se entregará hoy a las 19 en Ciudad Cultural Konex (Sarmiento 3131), reconocerá a las Letras argentinas. Los ganadores del Diploma al Mérito son Juan Gelman (post mortem), Ricardo Piglia, Diana Bellessi, Beatriz Sarlo, Abelardo Castillo, Arnaldo Calveyra, Luis Gusmán, Juan Sasturain, Arturo Carrera, Martín Kohan, Edgardo Cozarinsky, Guillermo Saccomanno, Alan Pauls, Eduardo Berti, Antonio Dal Masetto, Hebe Uhart, Ana María Shua, María Teresa Andruetto, Mauricio Kartun, José Pablo Feinmann, Horacio Verbitsky y Leopoldo Brizuela, por mencionar apenas algunos nombres entre los 105 premiados de la década 2004-2013.

Los Premios Konex a las Letras se entregaron en 1984, 1994 y 2004. Esta es su cuarta edición. La selección de los premiados estuvo a cargo de un jurado presidido por Noé Jitrik e integrado por Horacio González, director de la Biblioteca Nacional; Roberto Cossa, Luis Chitarroni, Daniel Divinsky, Andrew Graham-Yooll, Eduardo Grüner, Carlos Strasser, Jorge Monteleone, Ivonne Bordelois, Daniel Molina, Alberto Bellucci, María Seoane, Laura Devetach, María Sáenz Quesada, María Esther Vázquez, Hugo Beccacece, Jorge Dubatti, Cristina Mucci y Olga Fernández Latour de Botas. Todos los miembros del jurado han sido anteriores premiados o jurados del Konex. Letras está divida en veinte categorías con cinco ganadores por cada una: Novela (2004-2007), Novela (2008-2010), Novela (2011-2013), Cuento (2004-2008), Cuento (2009-2013) Poesía (2004-2008), Poesía (2009-2013), Ensayo Literario, Ensayo Filosófico, Ensayo de Arte, Ensayo Político y Sociológico, Teatro (2004-2008), Teatro (2009-2013), Infantil, Juvenil, Folklore, Biografías y Memorias, Crónicas y Testimonios, Historia y Traducción. Este año el jurado decidió, en forma excepcional, incorporar una disciplina adicional destinada a la Labor Editorial. Se otorgarán Menciones Especiales por Trayectoria a Griselda Gambaro, Angélica Gorodischer, Carlos Gorostiza y Tulio Halperín Donghi. El Konex de Honor, que se concede a escritores fallecidos en la última década, será para María Elena Walsh.

«La lista de premiados no tiene ninguna restricción; están todos los enfoques ideológicos y políticos representados en las figuras elegidas. Lo que buscamos son los mejores escritores, poetas, cuentistas, dramaturgos y ensayistas que tenemos en el país. Y los mejores pueden estar en un lado o en el otro del arco político», plantea Ovsejevich a Página/12. El paso siguiente se dará hacia fines de septiembre, cuando el jurado elija de cada quinteto a uno o una. Quedarán veinte en total, que recibirán el Konex de Platino. Entre esos veinte estará el o la ganadora del Konex de Brillante, distinción obtenida por Jorge Luis Borges (1984), Adolfo Bioy Casares (1994) y Héctor Tizón (2004). «Uno de los momentos que nunca voy a olvidar fue la primera edición, año en que se reconoció Deportes. Cuando se hizo la entrega final en el Luna Park, se decidió darle el Konex de Brillante a Juan Manuel Fangio. Y cuando Fangio habló dijo: ‘Espero que no me falle el de la zurda’, por el corazón... Era la primera vez que lo reconocían en la Argentina. Eso fue un hecho bastante notorio, ¿no?», repasa el presidente de la Fundación Konex. Un año después, en 1981, se entregaban los Premios al Espectáculo, en el teatro Coliseo. Hubo empate en el Konex de Brillante entre Alfredo Alcón y Luisa Vehil y se decidió que ambos recibieran el galardón. Se había acordado la transmisión por Canal 13, pero cuarenta y ocho horas antes le avisaron que no sería posible porque “entre los premiados había artistas que figuraban en las listas negras de la dictadura, como David Stivel, exiliado en Colombia que viajó especialmente para el acto», recuerda Ovsejevich.

En la primera edición para las Letras, en 1984, hubo unanimidad entre los jurados: el autor de El aleph merecía el Konex de Brillante. «La foto que le tomaron a Borges, cuando recibió el premio, creo que fue una de las últimas en el país. A los pocos meses se fue a Ginebra, donde murió en 1986», repasa el empresario y abogado. En 2004, cuando lo obtuvo Tizón, la Fundación Konex trabajó en la postulación del escritor jujeño para el Premio Nobel de Literatura. «La disciplina que más satisfacciones me ha dado es Ciencia y Tecnología, que dimos el año pasado, porque los científicos normalmente son reconocidos sólo por sus pares y no trascienden a la opinión pública. El día de mañana se discutirá si este gobierno fue bueno o malo, pero la coincidencia es total en el sentido de que lo que hizo en Ciencia y Tecnología fue brillante. Lino Barañao, que había sido reconocido en 2003 en Biotecnología, fue premiado: se le dio una mención especial por lo que ha hecho en el ministerio, su actuación fue reconocida por todo el jurado. Y no creo que haya sido un jurado kirchnerista», ironiza Ovsejevich.

El presidente de la Fundación Konex no tiene voz ni voto. No incide sobre el jurado –«no propongo ni sugiero nombres», aclara–, como si fuese su credo existencial dejar que prevalezca el libre albedrío y la saludable mescolanza entre los integrantes que él mismo selecciona. ¿Quién obtendrá el Konex de Brillante en esta ocasión? Si se observa los 105 ganadores del Diploma al Mérito, el panorama se presenta peliagudo. Varios pueden ser los candidatos, como Bellessi, Piglia, Castillo y Sarlo. «No existe algo similar a los premios Konex en ningún lugar del mundo –subraya con notable orgullo el padre de estas criaturas originales únicas en su especie–. Me suelen decir que es el premio más prestigioso que se da en el país. Puede ser... quizá yo no soy la persona más indicada para hablar del impacto que tienen porque soy el que los doy. Si viviera, no hay duda de que el Konex de Brillante sería Gelman.»



REGRESAR A LA REVISTA

Artes Plásticas / México: Encrucijada de un mural; Rivera en el centro Rockefeller

.
Por primera vez en México se exhibirán en el Museo Anahuacalli, para festejar sus 50 años, los dibujos, cartas, contratos y documentos reunidos por la historiadora Susana Pliego en torno a esta pieza que fue destruida en 1934.  (Foto: Archivo)

C iudad Juárez, Chihuahua. 16 de septiembre de 2014. (RanchoNEWS).-La historia detrás de la construcción y, casi simultánea, destrucción del mural El hombre en la encrucijada de Diego Rivera en el Centro Rockefeller, en Nueva York, se devela en las cartas, telegramas, dibujos, contratos y documentos reunidos en la investigación de la historiadora Susana Pliego, que integran la exposición El hombre en la encrucijada. El mural de Diego Rivera en el Centro Rockefeller. Una nota de Sonia Ávila para Excélsior:

Tras publicarse en el libro homólogo en 2013 y exhibirse en el Instituto Cultural de México en Washington, la muestra será una de las principales actividades de la celebración por el 50 aniversario del Museo Diego Rivera-Anahuacalli, que festeja el próximo 18 de septiembre, en la que se presentarán los documentos facsimilares que dan cuenta de los antecedentes políticos, económicos y artísticos del mural.

Junto a los bocetos originales restaurados en 2012, la exposición traza un recorrido desde los años 30, cuando Rivera, acompañado de Frida Kahlo, inicia sus trabajos en Detroit, San Francisco y Nueva York, hasta el proceso de planeación del mural y luego su destrucción por la propia familia Rockefeller, hace más de 80 años.

«Hoy surgen varios cuestionamientos que debemos tener en mente: Rivera seguramente estaba consciente que la familia Rockefeller no permitiría la imagen de un líder comunista en el vestíbulo de su edificio central, un espacio por el que transitaría el poderoso magnate para acceder a sus oficinas.

«Con estos cuestionamientos en mente y con base en la investigación que integra diversas publicaciones y documentos del archivo de Diego Rivera y Frida Kahlo y los bocetos que se conocen de la obra, incluyendo los cuatro pertenecientes a la colección del Museo Diego Rivera-Anahuacalli, intentemos narrar lo ocurrido», explica Pliego en el libro editado por Trilce y que sirve de eje para la exposición, que se inaugura el próximo sábado.

Seccionada en núcleos temáticos, los documentos contextualizan la presencia del muralista mexicano en Estados Unidos, y las diferentes invitaciones para desarrollar obra; sobre todo tras la exposición retrospectiva que presentó en el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

«John D. Rockefeller estaba consciente del carácter subversivo y de las ideas comunistas del pintor, como también de la crítica al capitalismo en los murales de la Secretaría de Educación Pública. Pienso que, orillado por la admiración que su esposa Abby Aldrich Rockefeller tenía por la obra del pintor mexicano, decidió encargar a Rivera la decoración principal de su edificio. Tal vez otro aspecto que contribuyó fue precisamente el posicionamiento del artista en el mercado internacional del arte.»

Además se relata el proceso de preparación de los bocetos y las primeras diferencias que hay entre Rivera y la familia Rockefeller, que concluyen con la destrucción de la obra. Pliego explica que en el contrato se pide que la pieza se haga sobre tela en una gama monocromática en blanco, negro y gris, y terminarse con dos o tres capas de barniz. La fecha para entregar el mural era el 1 de abril de 1933.

Desde los bocetos se revela cómo el muralista pasa por alto algunas peticiones: «Los documentos escritos y los bocetos para el mural dan cuenta de un proceso creativo que no es lineal ni sencillo, sino conformado por una serie de complicadas negociaciones y conflictos entre los Rockefeller, Rivera, la prensa y el público. Como podremos descubrir, la composición que finalmente se pintó es muy diferente a la que fue aprobada por la familia Rockefeller y sus arquitectos.»

La historiadora cuenta que en el contrato, por 21 mil 500 dólares, se estipulaba que los bocetos debían ser autorizados por los arquitectos del edificio, y entonces la primera «batalla» se da cuando Rivera propone la obra en fresco y no óleo. Luego por el uso del color, pues los Rockefeller pidieron una obra en tonos grises, pero para el pintor el color era indispensable.

El discurso refiere las manifestaciones de apoyo al mural y su autor cuando éste no puede concluir la obra, que es destruida el 9 de febrero de 1934. Se concluye con tres de los bocetos de más de cinco metros de altura recién restaurados, que pertenecen al acervo del Anahuacalli.

«Tal vez el mural del Centro Rockefeller cumplió su misión al ser destruido: servir como propaganda socialista en el centro del capitalismo», concluye Pliego.

¿Dónde y cuándo?

El hombre en la encrucijada. El Mural de Diego Rivera en el Centro Rockefeller se inaugura el 20 de septiembre a las 13:00 horas, en el Museo Diego Rivera-Anahuacalli. Calle Museo 150, San Pablo Tepetlapa, Coyoacán.



REGRESAR A LA REVISTA
 
ss_blog_claim=3cc1d4d5589d495faf92ded597797608 ss_blog_claim=3cc1d4d5589d495faf92ded597797608