Rancho Las Voces: Noticias / México: Miguel León-Portilla será investido hoy doctor honoris causa por la Universidad de Sevilla

Noticias / México: Miguel León-Portilla será investido hoy doctor honoris causa por la Universidad de Sevilla

.
La ceremonia de investidura de Miguel León-Portilla como doctor honoris causa será hoy en el teatro Juan Ruiz de Alarcón. (Foto: Archivo)

C iudad Juárez, Chihuahua. 2 de julio de 2017. (RanchoNEWS).- Es uno de los sabios vivos de México e investigador emérito del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM, miembro de El Colegio Nacional, de la Academia Mexicana de la Lengua y ganador del Premio Crónica 2013. Antimio Cruz reporta para Crónica.

En lo que es un acto académico inédito, el rector de la Universidad de Sevilla, España, Miguel Ángel Castro Arroyo, y una comitiva académica de esa institución, fundada en 1505, visitan México para entregar hoy el grado de doctor honoris causa al historiador Miguel León-Portilla, uno de los sabios vivos de México, autor del libro La visión de los vencidos y quien actualmente tiene 91 años de edad.

La ceremonia se realizará en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) a las 13:00 en el teatro Juan Ruiz de Alarcón del Centro Cultural Universitario y estará presente el rector Enrique Graue Wiechers.

León-Portilla, investigador emérito del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM, miembro de El Colegio Nacional, de la Academia Mexicana de la Lengua y ganador del Premio Crónica 2013 es uno de los mayores expertos de la lengua náhuatl y de la perspectiva histórica de los mexicas y las culturas precolombinas que dominaban el actual territorio mexicano antes de la llegada de los españoles.

Al recordar su infancia, en una entrevista realizada en 2013 por el escritor Javier Aranda para el Seminario Permanente las Ciencias y las Tecnologías en México en el Siglo XXI, el doctor León-Portilla recordó que en su casa no había muchos libros, pero sí había uno que le llamó mucho la atención: Historia Antigua de México, de Francisco Javier Clavijero. Éste fue el primer eslabón para construir su atracción hacia el pasado mexicano.

«Además —dijo León Portilla a Javier Aranda Luna—, una hermana de mi padre estaba casada con el doctor Manuel Gamio, quien es considerado, con razón, el iniciador de la moderna antropología en México.

«Gamio fue un hombre extraordinario, fue el primer graduado no norteamericano en la Universidad de Columbia con Franz Boas en un doctorado de antropología. Él nos llevaba a visitar Teotihuacán, Copilco y muchos lugares, era un hombre muy abierto a los niños, llevaba caramelos en su bolsa y los daba, a veces con pelitos, pero bueno, los daba. Gamio me atrajo mucho a su labor y quién iba a decir que bastantes años después trabajaría con él en el Instituto Indigenista Interamericano. Gamio me decía: ‘no pienses sólo en los indios muertos, piensa en los indios vivos, que ha sido fatal’ y yo he seguido su consejo».

Maestros extraordinarios  

El doctor León-Portilla afirma, como un juego, que sus mayores maestros tenían apellidos que empezaban con la letra G, Manuel Gamio y Ángel María Garibay.

«El famoso padre Garibay. Yo empecé a verlo después de haber sacado una maestría en la Universidad Loyola de los Ángeles California, entonces a través de Gamio me puse en contacto con el padre, porque Gamio y el padre recibieron de la UNAM, en 1953, con motivo del cuarto centenario de la fundación de la Universidad antigua, un doctorado honoris causa; entonces se conocían. Me dijo, “ve a ver a Garibay”, fui y desde entonces seguí visitándolo hasta su muerte. Garibay era un hombre de cáscara dura, pero muy abierto cuando él veía que uno ya se acercaba a él con interés académico serio. Cuando yo lo fui a ver le dije: “quiero estudiar el pensamiento náhuatl”, me dijo: ¿y usted sabe náhuatl? le dije: no, pues no sé; y me dijo, bueno aquí en México tenemos grandes helenistas que no saben griego, ¿ve usted? y tenemos especialistas en Kant, en Hegel y en Marx que no saben alemán; pero usted, si quiere dedicarse al pensamiento náhuatl tiene que conocer la lengua para acercarse a los códices, a los textos. Y empecé yo», contó León-Portilla al Seminario Permanente.

De todos sus años de estudio e investigación se desprendieron textos, como los que están grabados en los muros del Museo Nacional de Antropología, y aquellos que aparecen en sus libros, como:

«…Y no tuviesen temor que los hombres blancos y barbudos les hiciesen daño, porque era muy principal gente y muy noble, que querían su amistad, y así les rogaban como amigos los recibiesen de paz», se lee en la página 55 de Visión de los vencidos, máxima obra literaria de Miguel León-Portilla, que se ha traducido a 22 idiomas, entre ellos el chino.

Doctorado superior 

El doctorado que otorga la Universidad de Sevilla no sólo es importante por el robusto aporte a la cultura hispanoamericana que ha hecho esa centenaria casa de estudios, sino por la gran importancia que tuvo esa ciudad en todo el proceso del descubrimiento del nuevo continente y el registro de lo que aquí ocurría, a través del Archivo General de Indias, que está en esa urbe andaluza.

«El nombramiento y solemne investidura de doctores honoris causa cumple una doble función en la Universidad. Por un lado, enriquece el claustro universitario, aunque sea de manera simbólica, con la incorporación de un personaje de relieve. Por otro, honra y distingue a una personalidad de la ciencia o la cultura, a veces, también del ámbito de la política», señala el texto de la Universidad de Sevilla.

«El acto de investidura de doctor Honoris causa es, junto con el de apertura de curso, una de las ceremonias más importantes de cuantas se celebran, en el que se reúne toda la significación y la iconografía de la Universidad, el que mejor ha conservado el ceremonial y las tradiciones», se lee en los documentos de la institución española.

La comitiva académica de la Universidad de Sevilla estará integrada por el rector Castro Arroyo; Concepción Horgué Baena, secretaria general; Julián Martínez Fernández, vicerrector de investigación; Elena Cano Bazaga, vicerrectora de relaciones institucionales; y Javier Navarro Luna, decano de la Facultad de Geografía e Historia.


REGRESAR A LA REVISTA

Servicio de Suscripción
* requerido
* Email Marketing by VerticalResponse