Rancho Las Voces: Música / México: El estreno mundial de «Hominum» será en México en septiembre, con la OSN

Música / México: El estreno mundial de «Hominum» será en México en septiembre, con la OSN

.
«El ser humano ha vivido cantidad de guerras debido a la división, al racismo y otras cosas que pareciera que no aprendiéramos, que la historia nos da lecciones y seguimos cometiendo estos errores», explica Gabriela Ortiz (Ciudad de México, 1964) (Foto: Jair Cabrera)

C iudad Juárez, Chihuahua. 1° de febrero de 2017. (RanchoNEWS).- La obra Hominum, que será estrenada a escala mundial en septiembre, interpretada por la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN), nació de una suerte de sinestesia en la que algunos colores, imágenes y estados anímicos adquirieron «una significación en relación con aspectos sociales, filosóficos y políticos de la condición humana», define su autora Gabriela Ortiz Torres. Reyes Martínez Torrijos reporta para La Jornada.

«Estoy emocionada porque, además de que se hará en Bellas Artes, en mi país, es un estreno que me da mucha ilusión», expresa en entrevista con La Jornada la ganadora del Premio Nacional de Ciencias y Artes 2016 en la categoría de Bellas Artes, cuya pieza más reciente le fue comisionada para la conmemoración por el centenario de la Constitución mexicana.

La música, fuerza de unión

Hominum (Hombres) es el primer concierto exclusivamente para orquesta de Gabriela Ortiz (CDMX, 1964) y consta de cuatro movimientos: Negro, Luz, En agua y Rojo.

Alude –define la compositora– a la misteriosa forma de asociar la música y su manifestación creativa con un conjunto de características de la vida en sociedad.

«Negro es el principio de la convivencia primitiva, de lo arcaico, de los rituales oscuros o de los hábitos y costumbres regidos por los instintos; Luz representa el mundo de las ideas, de las leyes, de la convivencia social fundada en principios, dando prioridad a la organización y al orden.

«En agua, el tercer movimiento, describe el equilibrio entre las necesidades individuales y sociales, la combinación de lo humano, como lo emocional y lo racional, y Rojo representa la fuerza ante las diferentes formas de injusticia. Es el resultado anímico del caos o de la falta de equilibrio».

Rojo, indica la primera mujer en ingresar en su especialidad a la Academia de Artes, es opuesto a En agua; se trata de «la impunidad, la corrupción, las ideas de lo material o de la indignación y de la lucha, de todo aquello que nos impide que vivamos en armonía como sociedad y que hoy es superactual.

«Se hace más necesario hablar de lo que estamos viviendo y que pareciera que se nos olvida. El ser humano ha vivido cantidad de guerras debido a la división, al racismo y otras cosas que pareciera que no aprendiéramos, que la historia nos da lecciones y seguimos cometiendo estos errores.

La obra tiene la finalidad de mostrar, según Gabriela Ortiz, los problemas que nacen de la construcción de sociedades y la forma en que ha ocurrido la convivencia de la humanidad. «Me quise enfocar mucho más en lo profundo, en el conjunto de características propias de la vida en sociedad y cómo nos hemos estado relacionando como seres humanos, que tiene que ver con la construcción política y social de una nación. Y con cosas más metafóricas, más poéticas, en cierto sentido».

Hace unos días, la Orquesta de Juilliard hizo el prestreno de esa obra en el Lincoln Center, en Nueva York.

«Fue significativo porque en momentos tan complicados, políticamente hablando, te das cuenta de que la música no tiene fronteras y no tiene divisiones; por el contrario: la música tiene un lenguaje universal y tiene esta importantísima fuerza de unión», señala Gabriela Ortiz.

El estreno de Hominum, planeado para este inicio de año, se postergó para conseguir el momento idóneo de la OSN. «No era el mejor momento de poner a una orquesta a leer una obra nueva, larga (de treinta y tantos minutos) y con un reto técnico muy grande. Yo le tengo mucho respeto y deseo trabajarla mucho más. La conozco muy bien y vamos a tener que ensayarla en un espacio diferente al del resto de las obras porque tiene una complejidad muy especial», explicó ayer Carlos Miguel Prieto, director artístico de la OSN, en conferencia de prensa en torno a la primera temporada 2017.

Asimismo, Gabriela Ortiz reconoció que «es una obra difícil. Cuando Carlos vio la partitura buscó el momento idóneo. Es muy demandante. Creo que la puede hacer muy bien la Sinfónica. Explora cosas nuevas, pero también hay cosas características de mi trabajo y la orquesta las conoce. Es un buen punto en nuestro favor. Qué bueno que esto se está haciendo con mucha antelación. Los músicos tendrán su material antes de salir de vacaciones en verano. Estamos buscando las mejores condiciones para que la obra sea estrenada. Y un estreno mundial siempre es difícil».


REGRESAR A LA REVISTA


Servicio de Suscripción
* requerido
* Email Marketing by VerticalResponse