Rancho Las Voces: Artes Plásticas / Italia: Terminó la Bienal de Arquitectura de Venecia; récord de visitantes

Artes Plásticas / Italia: Terminó la Bienal de Arquitectura de Venecia; récord de visitantes

.
El binomio Cadaval & Solà-Morales, que pugna por fomentar la sociabilización, llevó esta propuesta a la Bienal de Arquitectura de Venecia, que el domingo concluyó. (Foto: Tomada de su página oficial en Internet)

C iudad Juárez, Chihuahua. 29 de noviembre de 2016. (RanchoNEWS).-La edición 15 de la Bienal de Arquitectura concluyó el domingo pasado, con un total de 260 mil visitantes durante seis meses, cifra que superó 14 por ciento la afluencia del encuentro anterior a cargo de Rem Koolhaas. Alejandra Ortiz Castañares reporta desde Venecia para La Jornada.

Se recuerda la participación del dúo hispano-mexicano Cadaval & Solà-Morales (ganador del Premio FAD Internacional 2016), invitado por Alejandro Aravena, por incluir en sus proyectos, sean públicos o privados, espacios que fomentan la sociabilización.

Además, Aravena invitó de México a un equipo de arquitectos integrado por Tatiana Bilbao (ganadora en 2014 del Premio Mundial de Arquitectura Sostenible), Rozana Montiel, Derek Dellekamp y Alejandro Hernández, quienes mostraron un proyecto urbanístico acorde con el lema de la bienal, desarrollado en un parque de la delegación Iztapalapa, en el oriente de la Ciudad de México (en la sierra de Santa Catarina), habitada en su mayoría por migrantes muy pobres originarios de Oaxaca, Puebla y el estado de México.

Durante la inauguración de la bienal, los arquitectos (exceptuando a Rozana que en ese momento no se encontraba), explicaron a La Jornada el sentido de su obra: «Conocimos a Aravena porque lo invitamos a participar en La Ruta del Peregrino (Jalisco). Éramos su contacto en México.

«Nuestro interés ha sido desarrollar un trabajo concreto y de impacto social, donde el dinero de la bienal no se utilizara sólo para exponer, considerando que una vez concluida, se acabaría todo. Preferimos utilizarlo para algo perdurable, que tuviera un impacto en el sitio, conscientes de las necesidades del país.

«Simplemente hicimos un camino alumbrado, que atraviesa un parque muy peligroso que divide dos barrios, ambos ubicados en el límite de la ciudad. En uno llegan las microbuses, sin embargo, para ir al otro barrio, debe forzosamente cruzarse el parque.

«Las personas, sobre todo en la noche, prefieren dar toda la vuelta porque está oscuro y muy solo. Para ello emplean unos 40 minutos adicionales para llegar a sus hogares.

«Rozana –continúan– tenía contacto con la comunidad del barrio, que está muy bien organizada, comprometida y ha participado también en la construcción del sendero.

«En Venecia hicimos una propuesta simbólica, proyectando sobre el suelo un camino de luz y una pantalla con escenas del lugar.

«Nuestro interés estuvo en la acción, en resaltar lo mucho que puede ocurrir con un gesto tan pequeño. La simple iluminación de un camino puede generar un efecto detonador de cambio», concluyeron.

Este equipo de arquitectos ha aportado un modelo de intervención en las periferias, compatible con las tendencias adoptadas por esa bienal, basada en una acción respetuosa de las necesidades específicas del lugar, sin dispendios, en contacto y con la colaboración de la comunidad, buscando ideas brillantes que suplan la falta de presupuesto, transformándolo en espacio de reunión.

En esta bienal regresó la arquitectura al servicio de la comunidad tras años de exacerbación formalista estéril, más cercana a los museos que a las personas. Se revivió un clima de colaboración que recordó los años 60 del siglo pasado, aunque con una conciencia ética muy actual, con la finalidad de responder a la presión del crecimiento desmedido de las ciudades y a la exigencia de hacerlas habitables para todos.


REGRESAR A LA REVISTA

Servicio de Suscripción
* requerido
* Email Marketing by VerticalResponse