Rancho Las Voces: México / Arqueología: Designan a Diego Prieto nuevo director del INAH

México / Arqueología: Designan a Diego Prieto nuevo director del INAH

.
El antropólogo mexicano. (Foto: Mateo Reyes)

C iudad Juárez, Chihuahua. 31 de enero de 2017. (RanchoNEWS).- En el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) quedó sin efectos la transformación del sector que implicaría la creación de una Secretaría de Cultura federal. La posibilidad de reorganizar la institución para evitar duplicidades con otros organismos de la misma dependencia es desechada por su nuevo director, el antropólogo Diego Prieto Hernández, quien apuesta por la continuidad, reporta Luis C. Sánchez para Excélsior desde la Ciudad de México.

«En el INAH no estamos planteando propiamente una reorganización, eventualmente habrá cosas que tendremos que engarzar con otras dependencias, pero queda muy claro que la orientación de la política y los temas no le pueden pertenecer a ninguna institución», dice en entrevista el funcionario, designado en el cargo el 17 de enero pasado tras haber ocupado interinamente esa misma oficina durante cinco meses, luego de la renuncia de María Teresa Franco.

Prieto es el primer funcionario de alto nivel de la administración de María Cristina García Cepeda, incluida la misma secretaria, que da a conocer sus líneas de trabajo, aunque hay pocas sorpresas. Su labor en los dos últimos años que restan al gobierno de Enrique Peña Nieto serán para la «consolidación de proyectos» y para dar continuidad a lo que ya se había planteado. «No vamos a inventar las grandes ocurrencias del mundo», afirma; y asegura que no ve ningún tipo de duplicidad con el resto de las dependencias que conforman la Secretaría de Cultura.

«Al interior del INAH no hay ninguna clase de duplicidad, lo que tenemos que ver es cómo establecemos los engarces con instituciones que tienen conexiones con el INAH. Hemos platicado con Culturas Populares (DGCP), con quienes vemos temas como el patrimonio inmaterial, pero no porque haya ninguna clase de duplicidad. El INAH tiene un cuerpo de investigadores que le pueden dar a ese trabajo de culturas populares un sentido intelectual y académico de mucho mayor aliento», dice. Lo mismo piensa sobre el trabajo del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI) que también se ocupa, como ellos, de fortalecer y preservar las lenguas indígenas del país.

En noviembre del año pasado, el aún titular de la Secretaría de Cultura, Rafael Tovar y de Teresa, difundió un mensaje por medio de un boletín en el que afirmó que la transformación sería el sello distintivo tras la creación de la dependencia, el 17 de diciembre de 2015. Entonces hablaba de una nueva estructuración que «conlleva diversos cambios importantes que se traducen en el fortalecimiento institucional del sector y son producto de un tiempo de cambios históricos, de transformaciones».

Su director jurídico, Luis Cacho, ratificado por García Cepeda, también afirmó que la idea era evitar duplicidades laborales al interior de la Secretaría, lo que permitiría el reacomodo de personal a otras áreas; esos trabajadores, dijo, serían empleados en otras labores.

Además de la DGCP y el INALI, el INAH comparte temas e intereses de trabajo con oficinas de la misma dependencia como la Dirección General de Sitios y Monumentos del Patrimonio Cultural, encargada de restaurar edificios históricos como Palacio Nacional y la Catedral o con el programa Foremoba, que se encarga de restaurar otros edificios y monumentos.

No crece la investigación

«Nunca estaría de sobra tener una plantilla de investigadores más amplia, pero eso no lo va a haber, ahorita en el horizonte presupuestal no se van a crear plazas», señala Diego Prieto. El director del INAH niega que la investigación en el organismo vaya a la baja, aun cuando el año pasado, un grupo de académicos entregó a la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados un documento en el que señalaron que no existen suficientes investigadores para atender todo el patrimonio nacional.

En su lugar dice que es necesario renovar la plantilla con especialistas más jóvenes y ponerlos a trabajar: «ya tenemos una plantilla de investigadores de edad avanzada, más que tener más investigadores, yo pienso que los que tenemos deben tener mucho mayor dinámica, generar resultados, hay investigadores que están en una dinámica de cierto aletargamiento, hay que meterlos a que tengan un trabajo más intenso y cercano a las nuevas exigencias».

Prieto apuesta porque la institución recupere una visión de investigación integral, «como lo planteó Manuel Gamio hace 100 años» y dice que el recorte presupuestal del 12% que sufrirá este año el INAH «me preocupa, pero más bien me ocupa». En ese tema se apunta uno de sus primeros logros: el haber superado el déficit con el que la institución llegó a 2016 y lograr que la Secretaría de Hacienda le regresará el 85% de los 525 millones de pesos autogenerados con el cobro de entradas a museos y zonas arqueológicas.

Para 2017, el funcionario quiere incrementar los autogenerados y llegar a los 600 millones de pesos, aunque su visión no incluye permitir la realización de conciertos en las zonas arqueológicas del país: «en general ése no es el destino de las zonas, normalmente para los conciertos hay lugares y hay un decreto que emitió José López Portillo, que sigue vigente».

Con la realización de espectáculos de luz y sonido en sitios y monumentos, su postura se flexibiliza: «Si está regulado con el Consejo de Arqueología y se han establecido criterios específicos: que no haya afectación al patrimonio, si hay que hacer orificios no, si hay que poner cargas que pongan en riesgo no; segundo, que no haya explotación con fines privados, se hace con base en iniciativas de los estados; y tercero, que no haya ninguna idea que falsee, desvirtúe o atente contra la investigación de los lugares».


REGRESAR A LA REVISTA



Servicio de Suscripción
* requerido
*






Email Marketing by VerticalResponse