Rancho Las Voces: Arquitectura / México: Polyforum Cultural Siqueiros; modifican entorno

Arquitectura / México: Polyforum Cultural Siqueiros; modifican entorno

.
Con el acuerdo de diferentes autoridades será construido un proyecto inmobiliario, que incluye una «torre esbelta» de 48 pisos, en torno a la obra inaugurada en 1971. (Foto: Archivo)

C iudad Juárez, Chihuahua. 12 de septiembre de 2017. (RanchoNEWS).- Para financiar la restauración del Polyforum Cultural Siqueiros y su mantenimiento para los próximos cien años, las autoridades federales, locales, la UNAM y los herederos de Manuel Suárez y Suárez, acordaron el desarrollo de un proyecto inmobiliario, ubicado en la zona norte del espacio cultural, que implica la construcción de una «torre esbelta» con 48 pisos para departamentos, oficinas, comercios, un hotel y una serie de jardines y terrazas públicas para observar los murales desde las alturas. Como adelantó Excélsior (08/04/2016), de acuerdo con el proyecto, la obra sólo ocuparía 15 por ciento de la poligonal. Reporta Luis Carlos Talavera para Excélsior.

Para lograrlo, las autoridades y los propietarios del espacio, firmaron la integración del Fideicomiso para la Restauración y Manejo del Polyforum Cultural Siqueiros, que garantizará la asignación de 30 millones de pesos para restaurar los murales de David Alfaro Siqueiros y 12 millones más por año, para la operación y promoción del centro cultural.

El acto estuvo presidido por Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Lidia Camacho, directora del INBA; Eduardo Vázquez Martín, secretario de Cultura local; Jorge Volpi, coordinador de Difusión Cultural de la UNAM; y Alfredo Suárez Ruiz, presidente del Polyforum.

En entrevista, Suárez Ruiz, también presidente del fideicomiso, reconoció que las modificaciones al entorno del centro cultural, tomaron como base la polémica propuesta de 2014 (Excélsior 12/05/2014), que contemplaba el desplazamiento del espacio cultural y la construcción de un edificio de 57 pisos, con nueve niveles de estacionamiento y 48 para departamentos, hoteles y negocios.

«Ésa fue la base para hacer este proyecto, pero a recomendación (del INBA y la UNAM) ya no se mueve, no se tapa y se respeta mucho el Polyforum; también se restaura y esa es la gran utilidad de este proyecto», dijo al finalizar el acto protocolario.

El proyecto será encabezado por el arquitecto Esteban Suárez y contempla la eliminación del restaurante y cualquier obstáculo visual en la periferia del centro cultural, mientras que en su interior se redefinirá el uso para llevar a cabo funciones de teatro isabelino, adaptar un museo de sitio y montar distintos espectáculos digitales y de luz y sonido.

Durante la presentación, Vázquez Martín reconoció que «en los últimos tres lustros este valioso patrimonio ha sufrido deterioro del tiempo y la falta de recursos para su restauración».

Y reconoció que desde hace 10 años la familia Suárez planteó diversas propuestas para lograr su restauración. «Recientemente, en 2014, se anunció una eventual intervención que incluía la posibilidad de mover el Polyforum de su ubicación actual y que encontró una gran resistencia y crítica de vecinos, de intelectuales...», ante lo cual el jefe de Gobierno declaró dicho espacio como Patrimonio Cultural Urbano de la Ciudad de México, «que incluye el predio, construcciones, obra plástica y escultórica donde se localiza el Polyforum».

Pero al estar en un recinto de propiedad privada, añadió, se pensó en la creación de un organismo privado (fideicomiso), con gestión pública y privada, el cual lleve a cabo la restauración bajo la mirada del INBA y las aportaciones de Seduvi, la Secretaría de Cultura local, el INBA, la Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM y los Institutos de Estéticas y de Ingeniería de la Máxima casa de estudios, que colaborarán en los anteproyectos estructurales y el desarrollo del plan integral para recuperarar la vocación cultural de este espacio como un nuevo recinto cultural.

Dicho fideicomiso será administrado con recursos privados pero con una gestión mixta a través de un comité técnico que acompañará el proceso de restauración, operación, mantenimiento y difusión. Los recursos serán aportados por la familia Suárez, cuyo plan de negocios provendrá de la torre que será construida en los próximos tres años.

Parte del usufructo

Alfredo Suárez Ruiz comentó que con la firma de ayer, se da el banderazo para iniciar los trabajos de restauración y del proyecto integral que dotará de fondos al fideicomiso para los próximos 100 años.

«La restauración requerirá entre dos y tres años e incluirá tanto los murales exteriores como el techo, que está muy lastimado, así como el interior; será una restauración total del Polyforum que implica la recuperación de los seis mil metros cuadrados de la plaza pública porque quitaremos todos estos pegotes (restaurante) que ahora ya están vacíos, en espera de ser removido».

-¿Cuánto tardará la construcción de la torre de 48 pisos? «Esa torre tardará seis años y el arquitecto que lo llevará será Esteban Suárez, mi hijo y nieto de Don Manuel».

-¿De dónde provienen los recursos que se inyectarán al fideicomiso? «De la renta (de los espacios) , digamos que parte de esas rentas se irán a ese fideicomiso que es el encargado de dotar para su restauración, mantenimiento y promoción; lo que estamos haciendo es unir fuerzas con las instituciones culturales más importantes del país y, con ellas vamos a explotar todo lo que es la promoción que es muy importante y tomaremos las decisiones muy colegiadas».

-¿No había otra forma de financiar la restauración? «En realidad si queremos restaurarlo de un jalón, como lo estamos haciendo, se tiene que partir de un financiamiento que esté ahí, con ese proyecto integral inmobiliario».

-¿Qué porcentaje de los ingresa totales de la torre representa lo destinado al mantenimiento del Polyforum? «Todavía no nos metemos a esos estudios económicos. Pero esto no es novedad, en el Museo del Louvre también hicieron una parte inmobiliaria que dotó de recursos al museo. También se ha hecho en Nueva York porque muchas veces no alcanza el ingreso de taquilla por ver el mural. Aquí cobramos 15 pesos (en realidad son 30 pesos) y, por muchas personas que vengan, ese dinero es insuficiente. Por eso hemos buscado financiamiento a través de un proyecto inmobiliario».

Por su parte, Eduardo Vázquez insistió en la generosidad de la familia Suárez, «que hace posible la restauración, para que una parte importante de la riqueza que produce el proyecto (inmobiliario) se invierta aquí y no se lo quede para el usufructo».


REGRESAR A LA REVISTA

Servicio de Suscripción
* requerido
* Email Marketing by VerticalResponse