Rancho Las Voces: Fotografía / México: Tesoro visual de Fundación Televisa

Fotografía / México: Tesoro visual de Fundación Televisa

.
Hipotecados. (Foto: Rodrigo Moya)

C iudad Juárez, Chihuahua. 17 de marzo de 2016. (RanchoNEWS).- Un siglo de fotografía en cuatro millones de imágenes es lo que resguarda el acervo fotográfico de la Fundación Televisa. De este universo, su dirección de artes visuales publica un volumen con una selección de los 16 fondos que integran su acervo, catalogado como uno de los más valiosos y significativos de América Latina, donde brillan fotógrafos como Henri Cartier-Bresson, Désiré Charnay, Tomás Casademunt, Joan Fontcuberta, Hugo Brehme, Bernard Plossu, Graciela Iturbide, Manuel Álvarez Bravo y Gabriel Figueroa, por mencionar algunos. Juan Carlos Talavera reporta para Excélsior.

La selección y curaduría del volumen fue realizada por Alejandro Castellanos, quien cuenta cómo esta colección comenzó bajo el cuidado del propio Manuel Álvarez Bravo, quien en su momento siguió la experiencia del Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York, donde Beaumont Newhall, Edward Steichen y John Szarkowski diseñaron el canon fotográfico.

«La pasión de coleccionista que guió la mirada de Álvarez Bravo, entrenada desde su juventud, le permitió cimentar el proyecto confiriéndole una vocación no supeditada al arte, sino más bien a los enigmas del deseo, que desbordan las nociones de la lógica y de los campos acotados, para llevarnos a pensar en las múltiples capas de realidad que se encuentran en las imágenes así reunidas», detalla Castellanos.

A partir de 1986 la línea curatorial de la colección fue encabezada por 
Robert Littman y Magda Carranza, añade Castellanos, a partir a partir del Centro Cultural Arte Contemporáneo y la recuperación de la imagen popular, el pop y el arte contemporáneo, con lo que se incluyó obra de Robert Mapplethorpe, Nan 
Goldin, Cindy Sherman, Thomas Ruff, 
Hiroshi Sugimoto y Louise Bourgeois.

Con el tiempo este acervo dividió en 16 fondos; ahí la Colección Álvarez Bravo contiene dos mil 117 fotografías, Bernard Plossu 562, Paul Strand 200, Graciela Iturbide 66, Carlos Jurado 71, Gabriel Figueroa 110 y Juan Cachu cinco mil 700.

En el caso del fondo Raúl Anaya contiene siete mil, el de Juan Guzmán con 135 mil, Rutilo Patiño 20 mil, Pascual Espinoza dos mil, Fernando González y González 24 mil, una colección abierta de mil 700, una división fílmica con un millón de imágenes, un fondo sobre lucha libre con mil 500 imágenes, y 790 del Centro Cultural de Arte Contemporáneo, como destaca el curador en dicho libro.

Viajes, sueños y ciudades

Dentro del volumen, titulado Imaginaria. Colección y Archivo de Fundación Televisa, hay instantáneas emblemáticas como Popocatépetl (1915), de Hugo Brehme, considerado el primer fotógrafo pictorialista de México, debido al parentesco de su obra con José María Velasco. La fotografía Hipotecados tomada por Rodrigo Moya hacia 1965, donde capta una panorámica zigzagueante y laberíntica del Conjunto Urbano Presidente Adolfo López Mateos; o Campesinos leyendo, El Machete y Manos de un trabajador, de Tina Modotti, donde profundiza en el estudio de imagen social y propaganda..

También está la serie Cuentos de hadas, de Cindy Sherman,  «que originalmente fueron comisionadas por la revista Vanity Fair para ilustrar varios cuentos de hadas; sin embargo, éstas no fueron publicadas debido a lo perturbadoras que resultaron las oscuras y grotescas escenas donde aparecen brujas, híbridos de animales y humanos, cadáveres.»

El volumen se divide en cuatro secciones: Sueño, Viaje, Ciudad y Persona, y arranca con el Autorretrato en Casa de Trotsky (2006), de Graciela Iturbide; la histórica Foto lunar (1972), del astronauta Charles Moss Duke; y el Disparo de pistola (1985), de Robert Mapplethorpe.

Luego avanza entre los retratos de Álvarez Bravo, los paisajes ruinosos de Paul Nash y los rastros de Gabriel Orozco. También están los fotogramas de Gabriel Figueroa y los paisajes sinuosos de Joan Fontcuberta, Armando Salas Portugal, Franco Fontana y de Jerry Uelsmann, quien funde el desnudo con la naturaleza. Pero esto es apenas una prueba.


REGRESAR A LA REVISTA