Rancho Las Voces: XXXVII Feria del Libro del Palacio de Minería: Artesanía tarahumara y cerámica de Mata Ortiz

XXXVII Feria del Libro del Palacio de Minería: Artesanía tarahumara y cerámica de Mata Ortiz

.
Julián Hernández y Andrea Guadalupe Martínez, quienes impartieron el Taller de Arte Paquimé durante la Feria. (Foto: Lula Ortiz)

C iudad Juárez, Chihuahua. 20 de febrero de 2016. (RanchoNEWS).- Los tarahumaras «expresan en una faja toda su cosmogonía», afirmó el antropólogo Alejandro Guzmán al referirse a la artesanía de esta cultura, la cual, de acuerdo con el especialista, expresa su forma de ver la vida, pues lo que para nosotros son sólo figuras, para ellos tiene un significado importante, informa la oficina de prensa de la Feria.

Durante la conferencia «Artesanía tarahumara y cerámica de Mata Ortiz», presentada en la XXXVII edición de la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería (FILPM), el ponente resaltó que, además de la artesanía tarahumara, el estado de Chihuahua cuenta con una variedad impresionante de manualidades artísticas, como los bordados menonitas, los cuales casi parecen impresos por su detalle y finura.

Asimismo, Alejandro Guzmán explicó que los tarahumaras permanecieron aislados de la sociedad nacional durante mucho tiempo e inicialmente los comerciantes fueron los difusores de su artesanía; con el paso del tiempo, el interés por sus productos fue creciendo y el arte de esta cultura ha experimentado numerosos cambios debido al contacto paulatino con el exterior de sus comunidades.

El arte tarahumara, de acuerdo con el antropólogo, destaca por su variedad de textiles, estos se crean principalmente en dos tipos de telares: el de estacas u horizontal, el cual tiene poca producción debido a su tamaño y produce cobijas tapetes y morrales; así como una variante del telar de cintura, del que se tiene una producción abundante de cintas para el pelo, pulseras y fajas.

Otro rubro de la artesanía raramuri es el de la cestería. Alejandro Guzmán aseveró que en ella se utilizan materiales como la palma, la aguja de pino y el sotol, éste último es extremadamente grueso y con él se crean diseños muy complicados que las mujeres trabajan sin ver, mientras caminan. «Las manos de las mujeres que trabajan el sotol son manos duras», resaltó el ponente.

En tanto, el antropólogo señaló que la alfarería en la región tarahumara produce artefactos como platos, tazas, platones y cucharas para uso doméstico, mientras que para venta se crean artículos decorados. Ésta es una actividad femenina; sin embargo, los hombres tarahumaras también la llevan a cabo: hacen tesgüineras, ollas de uso ceremonial en las que se hace cerveza de maíz.

Alejandro Guzmán señaló que los hombres tarahumaras cambiaron su forma de hacer arte: hacen esculturas con corteza de pino en las que representan la vida cotidiana de sus comunidades. Asimismo, explicó que la participación masculina en esta región es muy distinta a la del resto de México, pues los hombres realizan actividades poco comunes para su género, como tejer o la alfarería.

En cuanto a la artesanía en Mata Ortiz, localidad chihuahuense, Alejandro Guzmán expresó que se caracteriza por ser ligera y de decoración impecable, es decir, sin defectos, asimismo, relató que en 30 años este pueblo logró conquistar mercados en todo el mundo aunque su producción es poco conocida en México debido a que es exportada a otros países, especialmente a Estados Unidos.

REGRESAR A LA REVISTA

Servicio de Suscripción
* requerido
*






Email Marketing by VerticalResponse