Rancho Las Voces: Literatura / España: Ursula K. Le Guin - la utopía anarquista

Literatura / España: Ursula K. Le Guin - la utopía anarquista

.
La escritora estadounidense. (Foto: Archivo)

C iudad Juárez, Chihuahua. 24 de febrero de 2017. (RanchoNEWS).- Quienes no hayan oído hablar de Ursula K. Le Guin, amén de no ser lectores de fantasía y ciencia-ficción, pueden pensar que se trata de una escritora rara, minoritaria y de culto. De culto, sí, desde luego, pero después de haber vendido millones de ejemplares de sus obras en todo el mundo y de gozar no sólo de una alta consideración literaria, sino también de influencia en los ámbitos políticos, sociales e, incluso, científicos, escribe Miguel Hidalgo para El Mundo.

Harold Bloom la menciona en El canon occidental. John Updike y Grace Paley han alabado la calidad de su narrativa, que trasciende los géneros. Sus entrevistadores –como Jacinto Antón– suelen preguntarle por J.K. Rowling y James Cameron, pues es más que evidente –casi escandalosa– la influencia de sus novelas Un mago de Terramar (1968) sobre la saga de Harry Potter y de El nombre del mundo es Bosque (1972) sobre la película Avatar (2009). Le Guin reconoce inevitablemente esa influencia con la modestia y beatitud que le caracterizan, pero también con algo de incomodidad, incomodidad que se transforma en rechazo si se le menciona Cuentos de Terramar (2006), la película de dibujos animados de Goro Miyazaki, en la que, a su juicio, el hijo de Hayao Miyazaki, maestro de la animación japonesa, traicionó el espíritu de sus relatos.

Le Guin se sitúa a sí misma en el terreno de la «ficción imaginativa», que comprende tanto la fantasía como la ciencia-ficción. En el imaginario archipiélago de Terramar, habitado por marinos y navegantes de reminiscencias prehistóricas, se sitúan las cinco novelas del ciclo Historias de Terramar, publicadas por Le Guin entre 1968 y 2001, y que narran una única historia.

Por el contrario, las ocho novelas principales del ciclo de Ekumen, que transcurren en la federación galáctica del mismo nombre, compuesta por diversos planetas, son narraciones independientes que fueron escritas por Le Guin entre 1966 y 2000. A esta serie pertenecen novelas que son reconocidas, al margen de la ciencia-ficción, como obras maestras de la literatura: además de El nombre del mundo es Bosque, La mano izquierda de la oscuridad (1969) y Los desposeídos (1974).

Ahora Minotauro, la editorial que más obras de Le Guin ha publicado en castellano –con RBA–, ha sacado La rueda celeste (1971), novela de ciencia-ficción que se desarrolla en un futuro violento y catastrófico. Y Nórdica ha publicado El día antes de la revolución (1974), un relato breve ilustrado por Arnal Ballester, que está en íntima conexión con Los desposeídos –como explica Le Guin en su prólogo–, al ser su protagonista la vieja Odo, la mujer que creó el odonianismo, la forma de sociedad anarquista que rige en uno de los planetas de Ekumen.

Ursula K. Le Guin, que no se considera una activista, ha trasladado a varios de sus libros su ideario político, básicamente integrado por el anarquismo, el pacifismo, el feminismo y los elementos de la filosofía taoísta. Escribe: «El blanco principal del anarquismo es el Estado autoritario (capitalista o socialista); su objetivo práctico-moral principal es la cooperación (solidaridad, asistencia mutua). Es la más idealista, y para mí la más interesante, de todas las teorías políticas».

Igualmente, sus novelas son deudoras de sus vastos conocimientos en materia científica, psicológica, lingüística, antropológica, histórica y sociológica.

No por casualidad, El día antes de la revolución está dedicado in memoriam al pensador anarquista Paul Goodman, miembro de la Nueva Izquierda americana y cultivador de la Terapia Gestalt, de quien, en los años 70, pudimos leer en Kairós su influyente libro La nueva reforma. Otro pensador anarquista americano con influencia en Le Guin fue Murray Bookchin, publicado y leído en la misma editorial.

Ursula K. Le Guin nació en 1929 en Berkeley (California), con tres hermanos, y tuvo la inmensa suerte de ser hija del eminente etnólogo y antropólogo Alfred Kroeber y de su segunda esposa, Theodora Kroeber (de soltera, Kracaw), escritora, psicóloga y también antropóloga.Le Guin estudió en las universidades de Harvard y Columbia, donde se especializó en lenguas romances y en la literatura italiana y francesa del Renacimiento. Viajando a Francia para ampliar su conocimiento de la cultura francesa, conoció al historiador Charles Le Guin, con quien se casó en París en 1953 y con quien vive todavía, y desde 1958, en la ciudad de Portland (Oregón). Ella dice que su vida ha consistido fundamentalmente en cuidar de su familia, de su marido y sus tres hijos, en leer y en escribir.

Premiada multitud de veces con los más importantes galardones destinados a la literatura fantástica y de ciencia-ficción (el Nébula, el Hugo, el Locus...) y traducida a los más relevantes idiomas del mundo (a más de dieciséis), Ursula K. Le Guin ha tenido una incesante actividad como escritora: más de veinte novelas, seis poemarios, una docena de libros para niños y jóvenes, cuatro recopilaciones de ensayos y más de cien narraciones breves, varias de ellas vinculadas a sus series de Terramar y Ekumen, el principal vehículo para sus formulaciones utópicas muy centradas en la idea de la igualdad, especialmente de la igualdad entre hombres y mujeres, y en el rechazo de la competitividad, la violencia y el abuso de poder.

No sé si será correcto decir que se nota que El día antes de la revolución ha sido escrito por una mujer. Creo que sólo una mujer puede mirar así a la anciana Odo –que se siente vieja sin paliativos– y contempla fastidiada sus feos pies, evocando su pasado, antes de una apoplejía, como trabajadora y pensadora revolucionaria. Y como amante y compañera fiel del hombre que amó y que la muerte le arrebató.

REGRESAR A LA REVISTA



Servicio de Suscripción
* requerido
*






Email Marketing by VerticalResponse