Rancho Las Voces: Libros / Israel: La única librería de Jerusalén del Este

Libros / Israel: La única librería de Jerusalén del Este

.
Mahmoud Muna, en su librería (Foto: Mikel Ayestarán/ ABC)

C iudad Juárez, Chihuahua. 25 de agosto de 2016. (RanchoNEWS).- Mahmoud trabaja en su enorme pantalla de Mac. Navega en busca de nuevos títulos que añadir a la extensa lista de títulos que la Educational Bookshop ofrece en Jerusalén. El negocio familiar, que nació como una papelería en los 80, se transformó paso a paso en la única referencia de libros sobre el conflicto y sobre Oriente Medio del este de la ciudad santa. La mayoría de títulos son en inglés, pero también hay secciones en francés, español, árabe o hebreo, «intentamos reunir el mayor número posible de referencias para poder ofrecer los libros que no ofrecen las librerías de Israel», apunta Mahmoud Muna, mientras repasa en voz alta las obras de autores como Ilan Pappe o Avi Shlaim, «imposibles de encontrar al otro lado porque allí solo interesa la propaganda, no hay un mínimo equilibrio», reporta Mikel Ayestarán de ABC desde Jerusalén.

El otro lado al que se refiere Mahmoud, de 33 años y que ha regresado a Tierra Santa tras concluir sus estudios en el Reino Unido, es el lado oeste de la ciudad, la parte israelí que es una especie de planeta aparte para la mayoría de árabes. Ocurre lo mismo para los israelíes, para los que el este es un agujero negro en el que prefieren no poner un pie. Las autoridades insisten en ofrecer la imagen de una Jerusalén como «capital indivisible y eterna del pueblo judío», pero la división física que marcaba la Línea Verde hasta 1967 se mantiene y divide a dos mundos diferentes.

El negocio original pertenecía a la familia del autor palestino Edward Said, pero el padre de Mahmoud compró la tienda en los 80. Lo que empezó como una papelería pasó pronto a vender libros en árabe y en los 90, tras los Acuerdos de Oslo, que parecían la puerta para la llegada de la paz a Tierra Santa, se produjo el desembarco masivo de expatriados llegados de todo el mundo y decidieron empezar a vender títulos en inglés. Aquí surgió también la idea abrir un nuevo local que sirviera como centro cultural, con un espacio para venta de libros, una cafetería y un espacio para charlas y conferencias. Estos dos establecimientos se encuentran en la calle Saladino y la red cultural de la familia Muna se completa con una tercera tienda frente al hotel American Colony, el más emblemático de la parte árabe de la ciudad. Hasta ese momento los únicos libros en inglés se vendían en tiendas israelíes y «ofrecían su propia narrativa, sin tener en cuenta la nuestra, por eso era necesario poner en marcha una librería que pudiera contrarrestar ese discurso único», apunta Mahmoud, que insiste en que en sus estanterías «no hay lugar para la propaganda», una idea que repite a lo largo de la conversación.

«Llevamos treinta años con el negocio y, sinceramente, todo lo que había que contar ya se ha escrito. Considero que hay un conocimiento exhaustivo de la situación, quizás sea el conflicto sobre el que más se ha escrito desde el final de la II Guerra Mundial… Lo que falta es voluntad política para solucionarlo, nada más», reflexiona Mohamed desde su mesa en la librería del American Colony, un pequeño búnker repleto de libros de Oriente Medio y de obras cumbre de la literatura mundial como «Don Quijote de la Mancha», traducido al inglés. Se ha escrito tanto que «los últimos libros que salen son relatos de ficción, retratos… obras que tratan aspectos muy concretos que intentan aportar algo nuevo, pero sinceramente no hay ya mucho que aportar», opina el más joven de los hermanos Muna, que espera que «todos estos años de leer, aconsejar y vender libros sirvan pronto para que diplomáticos y políticos hagan su trabajo y se llegue a una solución porque esto no puede seguir así».

Aunque como dice Mahmoud, «cuesta vender libros en todo el mundo», ellos no tienen la que enfrentarse a la competencia de gigantes como Amazon ya que debido a los controles de Israel el servicio postal no es demasiado operativo en Gaza y Cisjordania y la gente tampoco está habituada al pago con tarjeta de crédito. «En el American Colony vendemos sobre todo a turistas extranjeros, diplomáticos y a palestinos de gran poder adquisitivo que vienen de visita, pero en la calle Saladino el cliente es más heterogéneo, hay de todo, y el hecho de tener una cafetería le da mucha vida al lugar y a los libros», asegura Mahmoud. La Educational Bookshop es uno de los puntos de referencia para la comunidad expatriada que, en mitad de las tiendas de comestibles y ropa, restaurantes y electrodomésticos de Saladino, la gran arteria comercial del este de Jerusalén, se sorprende con este oasis de silencio, buenos libros, conexión a Internet y cafés como los del cualquier cafetería de Occidente. Un oasis que lleva tres décadas intentando contrarrestar a través de los libros la narrativa que ofrece Israel del conflicto.

REGRESAR A LA REVISTA



Servicio de Suscripción
* requerido
*






Email Marketing by VerticalResponse