Rancho Las Voces: Artes Plásticas / Inglaterra: Festival Lumière ¡Hágase la luz en Londres!

Artes Plásticas / Inglaterra: Festival Lumière ¡Hágase la luz en Londres!

.
La instalación lumínica durante el festival Lumière en Londres. (Foto: Archivo)

C iudad Juárez, Chihuahua. 15 de enero de 2016. (RanchoNEWS).- Una nube roja sobre Oxford Circus. Una serpiente azul flotante en Picadilly. Dos viajeros cósmicos en St. James Square. Un jardín incandescente en Leicester. Carlos Fresnada reporta desde Londres para El Mundo.

Hasta la Abadía de Westminster se ha apuntado al Festival Lumière que durante cuatro días «incendia» las noches de Londres con espectáculos como la Luz del Espíritu, de Patrice Warrener, que proyecta en la oscuridad una imaginaria cristalera sobre la fachada gótica.

Aunque una de las instalaciones con las que más alucinan estos días los visitantes en Londres es sin duda el Acuario luminoso, instalado por Benedetto Bufalino y Bernoit Deskill en una vieja cabina de teléfonos (aún quedan) en Grosvernor Square. La otra gran favorita es Elephantastic!, de Catherine Garrett, que pone a volar en tres dimensiones en pleno Regent Street a los imponentes elefantes africanos.

El Lumiere London, que durante cuatro días estará instalado en la capital británica, es una recreación a gran escala del festival original en Durham, que el año pasado atrajo a más de 200.000 espectacores. Los creadores son el grupo Artichoke, creado hace una década por Helen Marriage y Nicky Webb, cuyo propósito no ni más ni menos que «la invasión creativa de espacios públicos con eventos a gran escala que queden fijados en la memoria» (ahí es nada).

Unos se apuntan al «vía crucis» de las instalaciones luminosas con la ayuda del mapa de rigor. Otros prefieren dejarse llevar por el factor sorpresa. Los autobuses de dos pisos se incorporan como si fuesen casi parte del espectáculo. Aunque el metro de Londres está sufriendo más de rigor con el trasiego luminoso en las horas «punta».

El alcalde Boris Johnson fue de los primeros en apuntarse al deslumbrante espectáculo... y en recordar de paso cuál es el auténtico propósito:  «Instamos a los visitantes no solo a que se queden flipados, sino a que entren en nuestras fantástiscas tiendas y restaurantes, y a que disfruten de otras atracciones».


REGRESAR A LA REVISTA