Rancho Las Voces: Cine / Entrevista a Micheal Caine

Cine / Entrevista a Micheal Caine

.
Michael Caine (izq), en un fotograma de La juventud , de Paolo Sorrentino junto a Harvey Keitel. (Foto: Gianni Fiorito / Otras Fuentes)

C iudad Juárez, Chihuahua. 22 de enero de 2016. (RanchoNEWS).- Igual que uno podría verle leyendo el listín telefónico y resultaría encantador, escucharlo en persona es una experiencia inolvidable. Nadie sabe contar historias como él, escribe Gabriel Lerman desde Los Ángeles para La Vanguardia.

Aunque sostiene, con su inconfundible sentido del humor, que ya está jubilado, a los 82 años Michael Caine sigue más activo que nunca. Su trabajo en La juventud de Paolo Sorrentino, por el que ganó el premio europeo al mejor actor, bien podría haberle dejado una séptima nominación al Oscar, galardón que obtuvo en dos oportunidades.

¿Qué fue lo que le atrajo del guion de La juventud ?

Que a los grandes guiones uno no necesita agregarles diálogos. Recuerdo haber hecho una película con Neil Simon, un gran guionista de comedia, y le pregunté si podía improvisar. Me respondió que si lo que yo hacía era más divertido que lo que había escrito él, adelante, que de todos modos el mérito se lo iba a llevar él. Y por supuesto, nunca improvisé. En una película como La juventud es lo mismo. Uno sólo improvisa cuando está desesperado por mejorar una escena. Y de la forma en la que escribe Paolo no lo necesitas. A decir verdad, el guión me resultó muy personal porque tiene una mirada muy profunda sobre la edad, sobre lo que uno ha vivido y los secretos que se guarda, me resultó muy cercana. Suelo decir que estoy jubilado y que sólo abandono esa condición si me ofrecen un papel muy pequeño por mucho dinero, o un gran papel por poco dinero.

¿Paolo lo puso a prueba?

Sí. En la escena de la piscina, nos sentó a mí y a Harvey en el borde para una toma sin diálogo de dos hombres mayores en el agua, pasándolo bien. No nos dijo que iba a entrar Madalina, no estábamos preparados para su llegada. Madalina es una de las mujeres más hermosas del mundo, y Paolo nos sacó uno de nuestros mejores momentos porque la miramos boquiabiertos.

¿Qué es la juventud para usted?

Yo me siento joven porque dejé de envejecer a los 38 años, cuando me casé y decidí que sería joven el resto de mi vida. En La juventud hay una escena en la que hablo con mi médico y le pregunto si está todo bien, y él dice que sí, que está todo bien, que eso precisamente es la juventud. En la misma escena hay otra frase que me impactó: el médico me pregunta cómo me siento al envejecer. Le digo que no es algo en lo que piense, pero que me ha afectado mucho, que no entiendo cómo he llegado hasta aquí. Y es exactamente así. Tengo 82 años y hace seis semanas tenía 35. Pero no me rindo, prefiero pensar que sigo teniendo 38.

Mirando hacia atrás, ¿hay algo que le gustaría modificar de su vida?

No pierdo el tiempo mirando atrás y pensando que tal vez tendría que haber hecho esto o lo otro, porque uno tiene que tener en cuenta que si comete errores, aprende de ellos para no repetirlos. La vida es una educación y lo que ocurre, ocurre. Así veo yo las cosas.

¿Ni siquiera ha vuelto a su barrio?

Eso sí. El programa 60 minutes me invitó a volver a Elephant and Castle. Pero ya no queda nada. Son todos rascacielos. Ni siquiera sabía dónde estaba, porque mi casa estaba cerca de un pub llamado Elephant and Castle que ya no existe. En cambio está el pub The Charlie Chaplin, porque él era del mismo barrio. Un par de años después de que demolieran mi casa volví y por allí también estaba Chaplin, haciendo lo mismo que yo. Me acerqué para hablarle, me tomó por un fan y trató de evitarme, pero le conté que mi madre le había ido a ver a un teatro que había allí en el que él hacía un show llamado Colibríes. Se relajó y me comentó que su suplente en esa obra era Stan Laurel. Y que cuando terminaron con la gira, los dos se subieron a un barco y se fueron a Estados Unidos...

REGRESAR A LA REVISTA

Servicio de Suscripción
* requerido
*






Email Marketing by VerticalResponse