Rancho Las Voces: Literatura / México: Elena Garro cumple centenario de nacimiento

Literatura / México: Elena Garro cumple centenario de nacimiento

.
Elena Garro, París, 1951. En Yo sólo soy memoria. Biografía visual de Elena Garro de Patricia Rosas Lopátegui. (Foto: Archivo Helena Paz Garro)

C iudad Juárez, Chihuahua. 1 de enero de 2016. (RanchoNEWS).- Hoy 1 de enero de 2016 inicia el centenario de Elena Garro y a partir de este día queremos festejarla. La autora de Los recuerdos del porvenir (1963) nació en Puebla el 11 de diciembre de 1916, en plena lucha revolucionaria y, como Nellie Campobello, es hija de los ideales de Felipe Ángeles, Emiliano Zapata, Pancho Villa y de todos los héroes anónimos que pelearon en contra del totalitarismo y las injusticias sociales. Rosas Lopátegui especialista en la autora escribe para Excélsior.

Elena Garro, la de Un hogar sólido y La culpa es de los tlaxcaltecas; la que renovó el teatro y la narrativa en los años 50 y 60; la escritora sólo comparada con Sor Juana, merece que las instituciones culturales monten sus piezas teatrales durante los festejos de su centenario; reediten sus obras (la gran mayoría de ellas agotadas desde hace más de dos décadas) y se impartan conferencias y talleres en los cuales se revisen sus aportaciones dramatúrgicas y literarias. Si en vida no se le reconocieron cabalmente sus innovaciones, esperemos que ahora en su centenario se deconstruya la leyenda negra que orquestó el poder para eliminar su combate en aras de la justicia, la democracia y la igualdad genérica, y se agasaje a una de las creadoras más importantes del siglo XX.

He aquí algunas frases en torno a ella:

«Elena Garro, entre todas las mujeres que se dedican a las letras en México, es, por mucho, la mejor. Con la lanza de Un hogar sólido mató al dragón de la literatura femenina y la de algunos de los mejores hombres de letras y de teatro». (Armando de Maria y Campos).

« ¿Cómo si no dejándose llevar por la intuición, que lo abarca todo, podían haberse escrito novelas semejantes a Pedro Páramo y a Los recuerdos del porvenir?». (Rosario Castellanos).

«Los recuerdos del porvenir... un gran libro, un grandísimo libro, que ha inspirado, según me dijeron, a García Márquez. (...) ¡Elena! La Eva mexicana...». (Jean-Clarence Lambert).

«Elena Garro prueba (...) que la inocencia, que la facultad de maravillarse son el mágico manantial de donde brota, temblando en su gracia original, infalsificable, la poesía. Y que la poesía es, a su vez, la única forma posible de recobrar la verdadera sabiduría, esto es, la inocencia». (Margarita Michelena).

 «Elena Garro es de esos seres que se roban la tarde en una fluida, rica, hipnotizadora conversación que no para nunca y que está regada de nombres y anécdotas encantadoras, surrealistas. Es ella la niña que cuidaba a Silvestre Revueltas, en España, para que compusiera la obra musical que dedicó a Federico García Lorca. La que atestiguaba que Juan de la Cabada terminara una novela o un cuento que no quería proseguir. La muchacha del cabello largo como de oro viejo, que con un inusitado grupo de brillantes mexicanos entre los que estaban Fernando y Susana Gamboa, José Chávez Morado, Carlos Pellicer y Revueltas luego, ya en Nueva York, y quién sabe cuántos más, viajaba por el sur de Estados Unidos rumbo a España, y la gente les preguntaba a ella y a los demás estrafalarios paseantes: ‘¿Son ustedes del show?...’». (María Luisa La China Mendoza).

«Los recuerdos del porvenir siempre me ha parecido una de las novelas más extraordinarias y el título es todo un acierto» (Juan Rulfo).

 «Elena Garro es una persona excepcionalmente inteligente, y creo que ese libro que se llama Los recuerdos del porvenir es el libro mejor escrito por una mujer en México». (Luisa Josefina Hernández).

«Los recuerdos del porvenir es una novela que de principio a fin no tiene páginas muertas, que es más nueva que el periódico de hoy». (Emmanuel Carballo).

 «Por cierto, Borges, José Bianco y Bioy Casares le escribieron una carta a mi mamá donde declaraban que Los recuerdos del porvenir era una novela tan buena, una crítica a la sociedad tan fuerte, que sólo podría comparársele con La guerra y la paz de Tolstoi». (Helena Paz Garro).

«Andamos huyendo Lola de Elena Garro es un volumen de 10 textos. Su maestría, como pintora a la Orozco de la Revolución mexicana, vuelve aquí a desatar su fuerza, su furia, su protesta. Con un estilo más depurado aún, la autora de cuentos góticos que tanto escasean en México y alrededores, construye historias donde la imaginación (o tal vez el deseo) hace reales y vivos a los fantasmas; cuentos que tienen el sabor tenuemente horrendo de las historias y leyendas irlandesas. ¡Y son tan mexicanos!». (Francisco Zendejas).

Que estas frases de reconocimiento de algunos escritores e intelectuales sirvan como aval para que los lectores se acerquen a su obra despojados de prejuicios y celebremos a la escritora plenamente. Les aseguro que Elena Garro no los defraudará.


REGRESAR A LA REVISTA