Rancho Las Voces: Noticias / Estados Unidos: Prince murió de una sobredosis de opiáceos

Noticias / Estados Unidos: Prince murió de una sobredosis de opiáceos

.
El cantante, un icono de la música pop, falleció a los 57 años el pasado 21 de abril. (Foto: Quality)

C iudad Juárez, Chihuahua. 2 de junio de 2016. (RanchoNEWS).- El cantante Prince, icono de la música pop, murió el pasado 21 de abril por una sobredosis de analgésicos opiáceos, ha informado la agencia Associated Press, que cita fuentes policiales. Las causas de la muerte de Prince, que falleció en su casa-estudio de Paisley Park —situada en Chanhassen, Minnesota—, se investigaban desde entonces. Su guardaespaldas negó en mayo que el artista tomase drogas, pero los abogados del médico del autor de Purple Rain informaron de que este tenía cita para tratar sus adicciones al día siguiente de morir. Beatriz Barral reporta desde Nueva York para El País.

La oficina forense Midwest Medical Examiner no ha confirmado la información y se ha limitado a decir que no tienen nuevas informaciones sobre la muerte del cantante. En las últimas semanas, las pesquisas se habían centrado en determinar si los analgésicos habían sido la causa de la muerte. Además, se intentaba aclarar si se le habían recetado medicamentos semanas antes de que fuera hallado muerto, según un oficial de policía, que declaró bajo la condición de anonimato. Fuentes de la policía local explicaron que se encontraron analgésicos en posesión del artista en el momento de su muerte y también en su residencia.

La policía interrogó al doctor Michael Todd Schulenberg, un médico de familia que trató a Prince dos veces en las semanas previas a su muerte y le prescribió fármacos. Según la orden de registro del hospital donde trabaja Schulenberg en ese momento, el médico vio a Prince el 7 y el 20 de abril, un día antes de su muerte. La orden, a la que tuvo acceso AP, no especifica qué fármacos le recetó o si Prince llegó a tomarlos.

Sin embargo, en la investigación ha aparecido un segundo médico, Howard Konrfeld, especialista en adicciones de California, al que los representantes de Prince pidieron ayuda el 20 de abril. Kornfeld envió a su hijo Andrew en un vuelo nocturno y este fue una de las personas que precisamente encontró el cuerpo sin vida del cantante en el ascensor de su residencia a la mañana siguiente, según el abogado de Kornfeld, William Mauzy. Kornfeld llevaba consigo buprenorfina, un fármaco que se puede usar para tratar la adicción a los opiáceos, ya que disminuye los síntomas de la abstinencia. Según el abogado, Kornfeld pretendía dar este fármaco a un doctor de Minnesota, al que no ha querido identificar y con el que Price tenía cita el 21 de abril.

Cancelación de conciertos La muerte de Prince sucedió dos semanas después de que cancelara conciertos en Atlanta alegando que no se sentía bien. Unos días más tarde fue a la ciudad para tocar. Varios medios estadounidenses aseguraron entonces, citando fuentes anónimas, que el avión privado de Prince hizo una parada de emergencia en Moline, Illinois, el 15 de abril, cuando regresaba de Atlanta porque había sido hallado inconsciente. Los equipos de emergencia le dieron supuestamente una inyección de Naloxona, utilizado en casos de sospecha de sobredosis por opioides. Tenía previstos dos conciertos en San Luis, Misuri, pero los canceló.

Varios amigos de la estrella de la música han declarado que nunca le vieron consumir drogas. Sin embargo, algunos de sus colaboradores admitieron que Prince sufría molestias físicas en las actuaciones por problemas de cadera y en una rodilla producidos por los años de bailes y saltos en el escenario.

Cantante, compositor y virtuoso instrumentista, Prince grabó más de 30 discos. Sus grandes éxitos, además de Purple Rain, incluyen Let’s Go Crazy y When Doves Cry. Prince Rogers Nelson no dejó testamento y su multimillonaria herencia, que incluye los derechos de sus canciones, se está tramitando en los tribunales.

En Estados Unidos, 78 personas mueren cada día de media por sobredosis de opiáceos, que incluyen los analgésicos recetados para el dolor y la heroína. El presidente de EE UU, Barack Obama, ha calificado este problema de «epidemia» con efecto  «devastador». En 2012, se prescribieron 259 millones de recetas de analgésicos opiáceos en el país, lo que equivale a un frasco de píldoras para cada adulto estadounidense.


REGRESAR A LA REVISTA

Servicio de Suscripción
* requerido
* Email Marketing by VerticalResponse