Rancho Las Voces: Teatro / México: Presentan «El valle del asombro» de Peter Brook y Marie-Héléne Estienne

Teatro / México: Presentan «El valle del asombro» de Peter Brook y Marie-Héléne Estienne

.
El montaje en Guanajuato estuvo a cargo del Théatre del Bouffes du Nord. (Foto: Cortesía del FIC)

C iudad Juárez, Chihuahua. 11 de octubre de 2015. (RanchoNEWS).- El director de teatro inglés Peter Brook (Londres, 1925) es un investigador del alma, expresa Marie-Héléne Estienne, coautora y codirectora de El valle del asombro, última obra de una trilogía iniciada en 1993, que se aventura en los laberintos del cerebro. Con obvios matices científicos, la pieza fue estrenada en México por el Théatre des Bouffes du Nord, como parte del 43 Festival Internacional Cervantino (FIC), uno de cuyos ejes temáticos es La ciencia del arte. El arte de la ciencia. Merry MacMasters reporta desde Guanajuato para La Jornada.

«Vamos al teatro porque queremos ser sorprendidos, incluso maravillados. Sin embargo, sólo podemos estar interesados, si podemos sentir un fuerte vínculo con nosotros mismos», escriben Brook y Estienne en una declaración de motivos conjunta.

La sorpresa y la maravilla son dos características de El valle del asombro, reflexión crítica del papel de la ciencia en la vida del ser humano. El título de la obra está ligado al gran poema persa La conferencia de los pájaros, de Farid Al-Din Attar. Se trata de explorar  «las montañas y los valles del cerebro; a medida que avanzamos con los pies firmemente en el suelo, cada paso nos llevará más lejos hacia lo desconocido», advierte el binomio.

Kathryn Hunter, excelsa actriz inglesa, es la encargada de llevar al espectador por los vericuetos anunciados, desconcertantes y a veces amenazantes. Estienne, pareja de media vida de Brook, era una periodista que quería escribir sobre las artes escénicas cuando conoció al afamado director, con quien decidió  «aprender teatro».

Qué casualidad que el personaje de Hunter, Samy Costas, tiene dos meses de trabajar en un periódico cuando su jefe descubre su extraordinaria memoria, la manda con un par de doctores para que la estudien, luego la despide. «Con esas habilidades puedes conseguir un mejor trabajo», justifica. Acaba como fenómeno en un show con un mago, interpretado por el también inglés Marcello Magni.

Sucede que Samy, además de acordarse de todo, ve colores con cada palabra que escucha. Es decir, este personaje inspirado en la vida de Solomon Shereshevsky, hecha pública por Alexander Luria en su libro La mente de un memorista, es un sinestésico que, por ejemplo, oye colores o ve sonidos. De acuerdo con Hunter, «todos tenemos la sinestesia y hemos vivido esta experiencia».

Magni, quien también interpreta a uno de los médicos, externó en conferencia de prensa que no le interesa esa vertiente de la medicina que reduce lo humano a números, diagramas o porcentajes, sino como lo hicieron Oliver Sacks y Luria: entender a los pacientes como personas y cuyo cerebro era un misterio.

También participa en la obra el mexicano Héctor Flores Komatsu, oriundo de Cuernavaca, quien estudia dirección de teatro en la Universidad de Michigan, y que llegó primero a la compañía como espectador. La música en vivo está a cargo del compositor y pianista Raphaël Chambouvet.

El valle del asombro, de 70 minutos de duración, ofrecerá funciones los días 14 y 15, a las 20 horas en el Teatro de las Artes, del Centro Nacional de las Artes, en el Distrito Federal.


REGRESAR A LA REVISTA