Rancho Las Voces: Literatura / España: El escritor boliviano Gonzalo Lema gana la XI edición del Premio Internacional de Novela Negra L’H Confidencial

Literatura / España: El escritor boliviano Gonzalo Lema gana la XI edición del Premio Internacional de Novela Negra L’H Confidencial

.
Obtuvo el premio con Que te vaya como mereces. (Foto: Facebook del autor)

C iudad Juárez, Chihuahua. 16 de enero de 2017. (RanchoNEWS).- El expolicía y detective Santiago Blanco se encuentra en la baranda del puente Topater mirando el turbión en el río Rocha, en medio de la llovizna que cae sin tregua en la ciudad de Cochabamba. En medio de la neblina surge una figura. Se trata un mozo del famoso bar Américas. Es El Abrelatas –así lo llaman–, su amigo exdelincuente. Se dirige al investigador y le cuenta que han robado el cadáver de su hijo. Así comienza la obra Que te vaya como mereces, la nueva producción literaria del escritor boliviano Gonzalo Lema (Tarija, 1959), la misma que el pasado viernes fue anunciada como la ganadora de la XI edición del Premio Internacional de Novela Negra L’H Confidencial, escribe Andrés Rodríguez desde Cochabamba, Bolivia, para El País.

El galardón, promovido por la Biblioteca la Bòbila desde hace 18 años, es convocado por el Ayuntamiento del municipio catalán de L’Hospitalet de Llobregat. Lema recibirá una dotación de más de 12.000 euros, además de la publicación de la novela bajo el sello de Roca Editorial. La novela ha sido la más destacada entre las 52 presentadas a concurso y el jurado ha valorado el «reflejo que el autor hace de la realidad sociopolítica boliviana, que sumerge al lector en la dura realidad cotidiana de Cochabamba mediante una amalgama de personajes excéntricos y perdedores».

Lema, Premio Nacional de Novela en 1998 y finalista del certamen Casa de las Américas en 1993, cree que la importancia de la novela negra como testimonio de las sociedades hispanoamericanas es capital. «La narrativa policial es un documento de primer orden, para entender nuestro tiempo, la forma cómo vivimos. La novela negra es un verdadero bisturí», asegura. Lema admite, desde la comodidad de su hogar, que cuando recibió el anuncio, hace casi una semana, se encontraba con cierto desánimo. Sólo días antes su novela se había caído en la votación final de la 73 edición del Premio Nadal, que cayó en las manos de la escritora Care Santos. La noticia sobre el L’H Confidencial lo reconstituyó. «Lo estoy disfrutando», dice sin poder contener la sonrisa.

Sarcástico e irónico

Lema se encuentra en la comodidad de la sala de su hogar. Viste unas pantuflas de lana y un conjunto deportivo de algodón. Recuerda sus primeras incursiones como lector en el género. Fue el intelectual boliviano Luis H. Antezana quien le dio su primera pila de libros de novela negra, que incluían títulos como Los mares del sur, del escritor español Manuel Vázquez Montalbán, hasta llegar a Un ciego con una pistola, de Chester Himes, «que ya es más complicada y densa en narrativa», explica.

La saga de su personaje cuenta con cuatro libros anteriores que, al igual que su nueva entrega, reflejan desconfianza y hartazgo hacia un sistema judicial que no funciona en Latinoamérica. Advierte que cuando las instituciones como la policía están confundidas y mezcladas con la delincuencia, algo está fallando con la ética. Para Lema, la profesionalidad sin ese sentido mencionado sólo genera desánimo, como el que se siente frente a la actividad política en el continente: «Lejos de constituir un Estado institucionalizado, que trascienda a las generaciones de representantes, más bien se empeñan en desinstitucionalizarlo, en desagregar el cuerpo social, en aprovecharse a nombre de la izquierda y a nombre de la derecha, a perpetuarse».

Afirma que América Latina es un escenario propicio para el género negro por su «manera afiebrada de ver la realidad, casi delirante». Añade que el crimen está ahí, sólo que a diferencia de Europa y otros continentes el delito se muestra con la picardía del realismo mágico. En muchos círculos se describe a Lema como un hombre serio y muy formal, según cuenta. Sin embargo, considera que el género negro le permite ejercitar el sarcasmo y la ironía, y que incluso le sacan lo socarrón y la desfachatez. «La escritura policial me pone a mis anchas, porque es una mirada desde la cloaca de la sociedad, desde la mugre o pestilencia», afirma.

Algunos colegas del personaje creado por Lema, otros investigadores como Philip Marlow y Mario Conde parecen un alter ego de sus creadores, Raymond Chandler y Leonardo Padura, respectivamente. Pero, ¿hay algo de Santiago Blanco en Gonzalo Lema? «Quisiera creer que el sentido ético», manifiesta. Dice que el detective, oriundo del municipio de Punata, lo remite a su «feliz relación» con lo nacional-popular. «Es pícaro, es un cholo punateño, comelón de comida criolla, le gusta transpirar. Es un gran cervecero y un hombre sentimental, pero que también es duro, sabe aguantar. Él es el ventrílocuo, yo soy el muñeco que escribe, eso es todo, ésa es la relación que tengo con él».

REGRESAR A LA REVISTA



Servicio de Suscripción
* requerido
*






Email Marketing by VerticalResponse