Rancho Las Voces: Danza / Alemania: Berlín enloquece por Pina Bausch

Danza / Alemania: Berlín enloquece por Pina Bausch

.
La bailarina y coreógrafa alemana. (Foto: El Heraldo de Saltillo)

C iudad Juárez, Chihuahua. 17 de diciembre de 2016. (RanchoNEWS).- «No me interesa cómo se mueven las personas, sino lo que les hace moverse». Esa frase pronunciada por la alemana Pina Bausch se convirtió en la seña de identidad de una de las pioneras de la danza moderna y creadora del famoso «danza-teatro». Ahora, Berlín deja claro que el mito sigue vivo, informa la agencia DPA.

Una extensa exposición, talleres de baile dentro del museo, coloquios y la puesta en escena de la obra Palermo Palermo, estrenada en 1989, desataron la locura entre los berlineses que agotaron rápidamente las entradas de las cuatro representaciones de la famosa pieza de Bausch que podrá verse este fin de semana y de todos los workshops para bailar con miembros de la mítica compañía de baile.

«Se necesita mucho tiempo para hacerte un nombre, pero se necesita mucho más para perderlo», comenta el dramaturgo alemán Thomas Oberender, intendente de la organización Berliner Festspiele, responsable del teatro Haus der Berliner Festspiele y del Museo Martin-Gropius-Bau, sobre la pasión que se vive en Berlín.

«Pina Bausch se ha convertido en una marca. Nadie ha estropeado su nombre», explica durante uno de los coloquios organizados en el museo Martin-Gropius-Bau dentro de la recreación de Lichtburg, la sala de ensayo del Tanztheater de Wuppertal, que dirigió desde 1973 y donde creó el nuevo concepto «danza-teatro».

«Pina hace arte para todo el mundo», agrega sobre la coreógrafa fallecida en 2009, a los 68 años, a causa de un cáncer de pulmón y que desarrolló gran parte de sus abstractas coreografías en Renania del Norte-Westfalia, que Bausch situó en el mapa internacional con su teatro.

Nacida en Solingen en 1940, cerca de Düsseldorf, en plena Segunda Guerra Mundial, Bausch creó 46 piezas con su compañía, donde se alejó de la danza clásica y de lo aprendido en el conservatorio Juilliard School de Nueva York.

«No me propuse crear un determinado estilo o un nuevo teatro. La forma llegó por sí misma, de las preguntas que tenía. En el trabajo siempre busqué algo que aún no conocía», comentó en 2007.

Consciente de lo efímero de su arte, quiso guardar sus obras en un proyecto cinematográfico con el famoso cineasta alemán Wim Wenders, pero falleció antes de poder llevarlo a cabo. El film Pina, de Wenders se convirtió en un «monumento a esa mujer única y pionera de la danza contemporánea», como lo calificó el propio director.

«Las historias y las escenas permanecen abiertas. Pina no respondía a las preguntas. Dejaba los espacios abiertos. Las cuestiones sobre las que se ocupaba son atemporales, puede que por eso siga siendo tan exitosa hoy en día. Nos confronta con esas cuestiones», reflexiona la escenógrafa alemana Penelope Wehrli.

Su improvisación y su pasión de trabajar sobre palabras o conceptos sobre los que crear gestos, escenas o movimientos dificultaba el trabajo de los escenógrafos.

«Con Pina no había ninguna pieza, ninguna música, ningún texto sobre lo que basarte», recuerda Peter Pabst, que trabajó como escenógrafo para la coreógrafa desde 1980 hasta la muerte de Bausch.

Yo le preguntaba: «‘¿Sabes o tienes una ligera idea sobre lo que va a ir?’ y ella contestaba: ‘Lo tengo ahí dentro, pero aún no consigo que salga’».

REGRESAR A LA REVISTA



Servicio de Suscripción
* requerido
*






Email Marketing by VerticalResponse