Rancho Las Voces: Arte Público / México: Arte urbano ecológico; no pintan, borran

Arte Público / México: Arte urbano ecológico; no pintan, borran

.
Alexandre Orion creó un mural de calaveras borrando la mugre del puente Max Feffer, en Sao Paulo. (Foto: Archivo)

C iudad Juárez, Chihuahua. 11 de febrero de 2016. (RanchoNEWS).- Cualquier superficie llena de polvo puede convertirse en arte gracias al reverse graffiti. Mientras que en el graffiti convencional se necesita pintura, en este se requieren pañuelos y, en ocasiones, agua. En uno se plasma la imagen y en el otro se elimina la mugre para formar un dibujo poco a poco. Karla Trejo reporta para Excélsior.

El brasileño Alexandre Orion y el británico Paul Curtis, mejor conocido como Moose, son de los principales artistas urbanos que han creado grandes obras a partir de las paredes mugrientas de sus ciudades.

Una noche de 2006, Alexandre tomó algunos trapos y eligió una de las paredes del túnel Max feffer, en Sao Pulo, Brasil, para crear una de sus más grandes obras de reverse graffiti. Luego de varias calaveras plasmadas en la pared, la policía se acercó con la intensión de sancionarlo.

Sin embargo, el artista, quien además ha conseguido reconocimiento mundial por su original forma de combinar la pintura con la fotografía, argumentó que su acción no era ningún delito, pues no utilizaba tintas que maltrataran la estructura o contaminaran el medio ambiente. De ahí que algunos consideren al reverse graffiti como el arte urbano ecológico.

Finalmente, aunque su acción no mereció ningún castigo, las autoridades brasileñas decidieron eliminar toda la mugre del túnel y, en consecuencia, borrar lo que Alexandre había creado.

Este hombre ha destacado por su peculiar labor artística, que más allá del reverse graffiti, está caracterizada por gigantescos murales en edificios, fábricas y demás sitios de las grandes ciudades de Alemania, Francia y Brasil, principalmente.

También ha resaltado por obras que mezclan el arte con la cotidianidad y los problemas político-sociales. Sus trabajos han sido exhibidos en las principales galerías de Sao Paulo, Nueva York y París.

Por su parte, Moose consiguió en 2008 su mayor obra de reverse graffiti en el túnel Broadway de San Francisco, en Estados Unidos. Utilizó 40 metros de la pared forrada de mugre, acumulada por los más de 20 mil automóviles que circulan a diario por ahí, para grabar varios árboles y flores.

Él no utilizó pañuelos, sino plantillas de cartón, las cuales colocó sobre la estructura para después retirar la mugre expuesta con máquinas de agua a presión. El proyecto no fue precisamente un pasatiempo, pues lo patrocinó una marca de limpiadores orgánicos como parte de una campaña publicitaria.

Esta firma no ha sido la única. Incluso, compañías fabricantes de pastas dentales han utilizado el reverse grafitti para demostrar la eficacia de sus productos.


REGRESAR A LA REVISTA