Rancho Las Voces: Cine / España: El documental «Eat that question: Frank Zappa in his own words» se presenta en San Sebastián

Cine / España: El documental «Eat that question: Frank Zappa in his own words» se presenta en San Sebastián

.
Cartel de la película. (Foto: ARCHIVO)

Ciudad Juárez, Chihuahua. 22 de septiembre de 2016. (RanchoNEWS).- «Durante muchos años, la descripción que se hizo de Frank Zappa en la televisión estadounidense fue la de un freak colgado que estaba en la luna. Pero en vez de subrayar esos clichés, lo interesante de hacer un documental sobre Zappa era acercarse a él, a alguien que estuvo en primera línea del arte y del pensamiento de su tiempo». Habla Thorsten Schütte, director de Eat that question: Frank Zappa in his own words, un documental sobre el legendario músico estadounidense que se ha presentado en la sección Zabaltegui del Festival de Cine de San Sebastián, escribe Darío Prieto para El Mundo.

En él, Zappa se explica a sí mismo a través de las letras de sus canciones, procaces, polémicas y críticas con la sociedad estadounidense, y también a través de las entrevistas y comparecencias públicas que realizó en sus 53 años de vida (1940-1993), hasta su muerte por un cáncer de próstata.

Schütte ha querido así que las protagonistas sean las palabras de Zappa, un hombre que, desde el primer momento, «tuvo que aprender a manejarse con unos medios de comunicación que no le tomaban en serio y que le asaltaban continuamente con las mismas preguntas estúpidas», según el director. Así, en la película Zappa surge como una voz discordante en el adocenado panorama del rock del último tercio del siglo XX: en vez de hacer apología del consumo de drogas y del nihilismo, Zappa se enorgullecía de pagar impuestos, se mantenía limpio (el tabaco fue su única mandanga) y llamaba a rebelarse contra el sistema y a pensar por uno mismo.

«Haciendo la película nos hemos encontrado con un montón de joyas perdidas y olvidadas, en forma de grabaciones de Frank», explica Schütte. «Es este material el que dicta cómo tiene que ser la película. Así que mi único trabajo como documentalista es llevar la belleza a primer término».

Dice el director que «cuando uno descubre que no va a encajar en las listas de éxitos, porque sus canciones son demasiado largas, demasiado provocativas o demasiado explícitas, uno aprende también estrategias». Y se refiere al modo en que Zappa se saltó a la torera los protocolos de la industria discográfica y comenzó a distribuirse a sí mismo para, al final de su carrera, dar el salto a las composiciones orquestales compuestas con primitivos sistemas de edición digital.

«En momentos como los actuales se echa de menos una figura como Zappa», formula Schütte al recordar esa última entrevista que aparece en el documental, en la que aparece enfermo y cansado diciendo que no quería ser recordado: «Quienes se preocupan mucho por cómo se les recordará son gente como Reagan o Bush, que invierten un montón de recursos y dinero para dejar un legado estupendo».

«Pienso que, si siguiese vivo, seguiría oponiéndose con igual vehemencia a cualquier forma de control y regulación de la experiencia artística», como hizo en su momento contra la propuesta de la Parents Music Resource Center de Tipper Gore (la mujer de Al Gore) de catalogar los discos con contenido supuestamente no aptos para menores. «Y me pregunto», añade, «qué pensaría del duelo electoral entre Hillary Clinton y Donald Trump».

REGRESAR A LA REVISTA



Servicio de Suscripción
* requerido
*






Email Marketing by VerticalResponse