Rancho Las Voces: Textos / Gutiérrez, Fermín; Medina, Lluvia; y Mendoza, Miguel Ángel: «Una política cultural 2016-2021»

Textos / Gutiérrez, Fermín; Medina, Lluvia; y Mendoza, Miguel Ángel: «Una política cultural 2016-2021»

.
El candidato a gobernador del PRI, Enrique Serrano, en el momento de comprometerse a hacer de este documento su plan de gobierno en el ramo de la cultura. . (Foto: RanchoNEWS)

C iudad Juárez, Chihuahua. 16 de mayo de 2016. (RanchoNEWS).- A continuación reproducimos el documento que le fue entregado al candidato del PRI a gobernador, Enrique Serrano, este día en un salón del hotel Sheraton Chihuahua Soberano, en la capital de Chihuahua.


El documento fue elaborado por «un grupo de creadores, intelectuales, artistas y promotores y gestores culturales, preocupados por generar condiciones para una buena vida de los chihuahuenses de todas las edades y de diferentes grupos étnicos y condiciones sociales», según se desprende el mismo texto.

Las reuniones en mención se llevaron en las poblaciones de Ciudad Juárez, la Ciudad de Chihuahua e Hidalgo del Parral.

Las personas que hicieron entrega física del documento fueron: Fermín Gutiérrez, Lluvia Medina y Miguel Ángel Mendoza. Durante el evento, el candidato se comprometió a que su plan de gobierno en el ramo de cultura será este texto:

INTRODUCCIÓN

La cultura ha tenido un papel fundamental en el desarrollo de las naciones y en el mundo contemporáneo ha cobrado un papel fundamental. Cada vez más las industrias culturales, las redes sociales, los dispositivos electrónicos, las plataformas de comunicación, el consumo de bienes artísticos adquieren mayor presencia en la vida de las personas y tienden a ocupar espacios y tiempos que anteriormente se dedicaban a otros elementos de la vida social. No es extraño que personas de todas las edades orienten su existencia, sus preferencias personales, sus hábitos y costumbres de acuerdo a estos factores que adquieren un papel determinante en la forma de concebir la vida misma.

No obstante, el proceso de mercantilización de la cultura ha provocado que muchos de los productos culturales que se consumen tiendan a reforzar aspectos trillados y marcados por la fuerte presencia de la llamada cultura globalizante que impone valores, formas de vida y visiones del mundo que le son ajenas a la población mexicana en general y chihuahuense en particular. Por otro lado, con la penetración incesante de esta cultura, tendencialmente se dejan de lado las formas tradicionales, regionales y étnicas propias de los pueblos y grupos sociales, lo cual va socavando el vigor de las relaciones sociales y debilitando los lazos de solidaridad, amistad y vecindad, lo que se refleja en un incremento del consumismo, el individualismo y la indiferencia hacia la realidad social circundante.

Si a eso le agregamos el proceso de desgaste social que provoca la percepción de inseguridad que aún prevalece en nuestra entidad, la falta de oportunidades laborales con salarios dignos, así como la emergencia de nuevas configuraciones de familia que se han venido generando en los últimos años, como las familias monoparentales, los hogares con madres jefas de familia y creciente desatención a niños y jóvenes que no encuentran ocupaciones adecuadas para sus tiempos libres, tenemos un caldo de cultivo perfecto para que se recrudezca la desintegración social. Una política cultural para el Estado de Chihuahua destinada a recuperar los elementos culturales propios, los lazos sociales debilitados, el incremento en la calidad humana de los consumos culturales, el uso responsable y creativo del tiempo libre y la sana convivencia, debe ofrecer opciones reales que estimulen la creatividad, el disfrute de las artes, la ampliación del universo de significaciones colectivas que promueven entre los chihuahuenses una buena vida, donde encuentren niveles superiores de satisfacción personal y colectiva.

Si bien es cierto que en Chihuahua se ha avanzado mucho en el terreno cultural durante los últimos 25 años, creando instituciones, infraestructura, programas de desarrollo cultural, se han creado y fortalecido organizaciones de la sociedad civil que desarrollan programas y proyectos culturales con mucho éxito, las políticas culturales no han sido suficientes para mejorar significativamente la calidad de vida de los chihuahuenses. Hace falta profundizar sus alcances, diversificar sus estrategias y vincularlas con otras políticas en forma transversal y sinérgica.
Vista así, la cultura puede constituirse en uno de los ejes fundamentales de una política orientada a mejorar cualitativamente las condiciones de vida de los chihuahuenses, y en este documento las plasmamos a manera de propuesta para el diseño de políticas del candidato Enrique Serrano.

Es por ello que un grupo de creadores, intelectuales, artistas y promotores y gestores culturales, preocupados por generar condiciones para una buena vida de los chihuahuenses de todas las edades y de diferentes grupos étnicos y condiciones sociales nos hemos reunido para elaborar una propuesta de política cultural. A continuación presentamos una caracterización cultural de la entidad y los ejes culturales de que consta esta propuesta.

DIAGNÓSTICO

Con el objeto de identificar las fortalezas así como las limitaciones y carencias que han tenido las políticas culturales implementadas en nuestra entidad, se realizaron reuniones de trabajo con la participación de la comunidad cultural y ciudadanos en mesas de consulta llevadas a cabo en Ciudad Juárez, Chihuahua y Parral para identificar problemáticas y ofrecer alternativas que contribuyan al diseño de políticas de la próxima administración pública 2016-2021.

A continuación se mencionan algunas de las problemáticas que se han identificado como áreas de oportunidad para una política cultural para el Estado de Chihuahua:

* Persisten entre políticos, funcionarios y tomadores de decisiones en general, estereotipos que limitan el concepto de cultura al ámbito de las “Bellas Artes”, y éstas últimas, como si se tratasen de bienes de ornato, superfluos o prescindibles. Esta visión impide apreciar el potencial que ofrecen otras expresiones no menos valiosas, emanadas de la cultura popular, o de tradiciones tan universales como el circo, novedosas como el performance, urbanas como el grafitti, contemporáneas como el cine y muchas más. Este desconocimiento del tema hace que se menosprecie el valor y los alcances que tiene la Cultura para el desarrollo integral de las sociedades y que se le considere una política pública de nivel secundario.

* No existe en el Estado legislación adecuada que favorezca el desarrollo cultural. La Ley de Patrimonio Cultural no ha sido cabalmente aplicada, por el contrario literalmente ha sido violentada por ignorancia en gran parte de las entidades municipales que conforman el estado, poniendo en riesgo constante la conservación de nuestros bienes en ese sentido.

* Los fondos actuales destinados a la Cultura son en definitiva insuficientes para cubrir las necesidades que amerita. Ha hecho falta voluntad política para favorecer la gestión de recursos destinados a este rubro.

* Aún es frecuente que se actúe con discrecionalidad en la distribución de los escasos fondos públicos para la cultura y las artes, favoreciendo solo a unos cuántos con estos beneficios.

* Los incentivos para promover la participación social en el desarrollo de proyectos culturales, así como para apoyar la iniciativa independiente en materia de empresas culturales, han sido casi inexistentes.

* Los recursos destinados a la promoción y difusión cultural han sido insuficientes, inconstantes y distribuidos de forma inequitativa entre las diferentes regiones del estado, lo que dificulta el acceso justo a los bienes y servicios culturales en la entidad.

* No se han desarrollado programas consistentes de formación de públicos que lleguen a todos los sectores de población para favorecer su acercamiento a las distintas manifestaciones culturales.

* Se ha carecido de sistemas eficientes de distribución de productos culturales.

* Existen todavía grandes lagunas de incomprensión, tanto en las instancias públicas como particulares, de la importancia que tiene el rescate, difusión y promoción del patrimonio cultural tangible e intangible (artístico, histórico, arquitectónico, gastronómico, lingüístico, etc.), para mantener vigente la identidad de la población.

* Lo mismo sucede con la promoción, apoyo y difusión de las culturas étnicas e indígenas, tanto de los pueblos originarios del estado, como de los migrantes de toda procedencia que se han asentado en el territorio de nuestra entidad y que forman parte ya del amplio espectro de la diversidad cultural que nos caracteriza.

* Se ha descuidado la capacitación cultural, de modo que no se ofrecen alternativas que permitan, sobre todo a las jóvenes generaciones, contar con un apoyo formativo – no universitario- para mejorar técnicamente su acercamiento a las artes y artesanías.

* Si bien existe una importante red de bibliotecas municipales en el Estado, estos espacios tradicionalmente destinados para el fomento a la lectura se encuentran en condiciones de abandono en muchos casos y no han sido explotados en todas sus potencialidades como generadores de desarrollo cultural.

* No existe en el Estado, una política de medios orientada a la difusión o divulgación de la cultura que emane de las instancias responsables, ni a nivel de Secretaría, ni de Coordinación o de institutos descentralizados, de los gobiernos del estado o municipales. Mucho menos de la iniciativa privada. Esto a pesar de la incuestionable relevancia que a estas alturas del siglo XXI tienen los medios masivos y digitales de comunicación para la trasmisión de la cultura, y para la información de aspectos cruciales como son los valores culturales.

EJES PARA UNA POLÍTICA CULTURAL PARA CHIHUAHUA

1. Ley para el Desarrollo Cultural

Crear una Ley para el Desarrollo Cultural que cobije los derechos culturales de la población, y sea el marco jurídico para proteger y garantizar las acciones que se realicen en materia de Cultura en la entidad.

2.- Impulso a la creación de empresas culturales

Es un hecho que la ciudadanía cada día adquiere un papel más protagónico en la vida social y cultural del país. Ciudadanos y organizaciones civiles, microempresas y creativos de todas las edades tienden a generar propuestas novedosas a las cuales le hace falta el impulso inicial para poder desplegar todas sus potencialidades.

Ese es el caso de las empresas culturales las cuales abarcan un amplio espectro que va desde los gestores de proyectos locales, los creadores de novedosos productos culturales y educativos, muchas veces haciendo un uso muy sofisticado de recursos tecnológicos, hasta los colectivos artísticos con excelente calidad pero con falta de programas de apoyo. Por ello consideramos imperativo la creación de un fondo estatal para el impulso de empresas culturales, que mediante una instancia de dictaminación, tengan posibilidad de obtener capital semilla para el impulso de sus proyectos.

En este rubro puede agregarse la creación de un programa específico para darle difusión y distribución a los productos culturales que de aquí emanen.

3.- Centros de Desarrollo Cultural Comunitario

Es indispensable contar con centros de producción y consumo cultural en zonas marginadas de las principales ciudades del estado que atiendan y detonen un amplio espectro de actividades y programas culturales, tales como la capacitación artística y artesanal; el fomento creativo y lúdico de la lectura; el fomento de las artes entre la población de escasos recursos, con instalaciones y equipamiento apropiados, suficientes y de alta calidad que les posibiliten experimentar el goce de la ejecución artística, el afloramiento de sus capacidades expresivas y la proyección de su sensibilidad artística, lo cual está demostrado que impacta positivamente otros aspectos de su vida social, el desempeño escolar de los estudiantes y en general su calidad de vida.

Lo que, aunado a programas para el desarrollo de empresas culturales, puede convertirse en un detonador económico que permita aliviar la crisis de empleo.

Este programa puede convertirse en el sello distintivo de la administración del Licenciado Enrique Serrano y proyectar su política cultural al nivel de grandes iniciativas de este tipo desarrolladas en Colombia, Barcelona, Brasil, entre otros. La idea es contar con espacios donde florezcan todas las manifestaciones artísticas, lúdicas e investigativas tanto locales, regionales y nacionales, a través de la promoción de la lectura y el acceso a colecciones bibliográficas generales, contando además con aulas-taller, auditorios y salas de exposiciones, mediatecas y media-labs y ludotecas donde además se puedan realizar numerosos programas culturales en colaboración con instituciones locales y fomentan los intercambios y a la promoción de la cultura en general.

Asimismo serán espacios para la capacitación en diversos aspectos de la gestión y la promoción cultural, el encuentro intergeneracional, el impulso de la creatividad, la producción y realización de eventos culturales y artísticos, la formación de públicos, la extensión de los festivales que se desarrollen en el estado, entre muchas otras actividades.

Estos Centros de Desarrollo Cultural Comunitario funcionarían como núcleos que activen y nutran la oferta cultural de la demás infraestructura cultural como es la Red de Bibliotecas, las Salas de Lectura, los teatros y plazas públicas.

Para su instalación podrán desarrollarse como proyectos arquitectónicos de diseño contemporáneo que se conviertan en verdaderos faros estéticos, lúdicos, creativos que refuercen la cohesión social y el encuentro de los diferentes al tiempo que cambie la fisonomía y la dinámica urbana en zonas marginadas.

4.-Programa de capacitación y profesionalización artística, y para la formación de públicos.

Es indispensable potencializar las capacidades culturales y creativas de los habitantes del estado, particularmente los niños, las niñas y los adolescentes, así como los adultos mayores mediante procesos de capacitación de alta calidad que fomenten de manera seria, comprometida y planificada sus potencialidades creativas, así como desarrollen el gusto por la apreciación de las artes y el consumo de productos culturales.
Este programa puede tener otra vertiente dirigida hacia los grupos de artistas y creadores ya conformados para elevar y actualizar sus propuestas y estar en condiciones de una mayor proyección en el medio cultural y en el artístico.

Este eje junto con el anterior estarían destinados a convertirse, junto con la formación y capacitación de gestores culturales locales, en palancas fundamentales de intervención en zonas marginadas, que tiene la posibilidad de sumarse a otras acciones para lograr el desarrollo económico, ecológico, de salud pública, alimentación y en la búsqueda de opciones legítimas de vida para las familias con mayores índices de deterioro.

5.- Programa Transversal para la Promoción, rescate y difusión del patrimonio cultural chihuahuense.

Chihuahua es una entidad con un gran patrimonio cultural tanto material como inmaterial producto de la convivencia de múltiples identidades regionales y étnicas que conforman la población de nuestro estado. Este patrimonio se puede observar en las diversas expresiones, documentos y monumentos tales como los artísticos, históricos, arquitectónicos, gastronómicos, artesanales, festividades, rituales, lenguas indígenas, paisajísticos y bioculturales, que en su conjunto constituyen una de las principales riquezas de nuestra entidad y sus regiones, una de las más importantes lo constituye el Camino Real de Tierra Adentro, que tiene un amplio potencial de convertirse en un detonador cultural, económico y turístico.

Esa inmensa riqueza no se conoce lo suficiente y en gran medida ha sido soslayado como recurso y factor de desarrollo. Su apoyo, rescate, difusión y promoción se convierte en un aspecto que puede resultar muy rentable en términos sociales, culturales y económicos.

Este eje también tiene altas posibilidades de establecer iniciativas transversales entre diferentes sectores de la administración pública estatal, tales como el turístico, el educativo, el desarrollo económico y social, entre otros.

6.- Programa de fomento a la Interculturalidad y la Diversidad cultural

Hay que reconocer que no se ha contado en el estado con una política consistente destinada a promover, y fortalecer las identidades indígenas y étnicas, el reconocimiento de la diversidad cultural y que estimule el encuentro, diálogo e intercambios interculturales. Por ello se requieren programas destinados a preservar el enorme patrimonio cultural de los grupos indígenas, que va mucho más allá que sus artesanías, su colorida indumentaria, sus rituales y carreras. Cada cultura indígena comprende un amplio repertorio de saberes, tradiciones, prácticas productivas, formas de conocimiento y uso de la naturaleza y sus ciclos, medicinas tradicionales, concepciones del universo y del valor de las personas. Cada cultura indígena ofrece formas de asumir la vida y el mundo y es una enorme riqueza que tenemos en nuestro estado, en gran medida inconmensurables con el modo de vida occidental, que hay que difundir y conocer. No se puede respetar aquello que no se conoce, es indispensable enfatizar la importancia de proteger a los pueblos indígenas, cuyos derechos son ignorados constantemente y a pesar de ello, han sabido readaptarse, crecer y reconstruirse con una gran capacidad de resiliencia y resistencia cultural.
Tan importante como los pueblos originarios son indígenas migrantes asentados en el estado, así como las múltiples migraciones y diásporas que contribuyen al enriquecimiento de nuestra diversidad cultural. Acciones tales como el fomento y difusión de sus culturas, el impulso de su creatividad y expresiones artísticas, haciendo hincapié en la revitalización lingüística, especialmente de las lenguas en estatus de riesgo, así como el fortalecimiento efectivo de la coordinación entre las entidades gubernamentales y la sociedad civil para la promoción de los derechos de estas minorías reconocidos a nivel internacional y nacional destacando los valores patrimoniales de sus acervos culturales.

Asimismo es vital estimular el diálogo y el encuentro intercultural lo que implica, de acuerdo a la UNESCO, la construcción de relaciones equitativas entre personas, comunidades, países y culturas de un modo horizontal y sinérgico. Para ello es necesario un abordaje sistémico del tema, es decir, trabajar la interculturalidad desde una perspectiva que incluya elementos históricos, sociales, culturales, políticos, económicos, educativos, antropológicos, ambientales, entre otros. El ámbito de las políticas culturales, así como el de la educación, son el medio ideal para promover este tipo de relaciones donde todos tengamos el mismo valor.

7.- Difusión de la Cultura en Medios Masivos de Comunicación,

Considerar un sistema estatal de comunicación cultural que agrupe las acciones destinadas a la Difusión de la Cultura a través de diferentes medios de comunicación, de acuerdo a convenios que se establezcan para ello, así como crear los nuevos que se requieran por cuenta del Estado.

Una demanda continuamente postergada ha sido la de crear la radio y la televisión estatales cuyo contenido sea destinado a difundir temas educativos y culturales. Aunque si bien el medio ha sufrido algunos cambios al interrumpirse la señal analógica, nada es imposible cuando hay voluntad emanada de la necesidad.

Pueden aprovecharse la masificación de la televisión por cable y las diversas plataformas que el internet, las redes sociales, la fibra óptica y los dispositivos electrónicos ofrecen. Particularmente este segmento del mercado cultural ha cobrado una importancia vital en la comunicación y el consumo cultural de los chihuahuenses, aunque se observa una ausencia de contenidos formativos y educativos en esos medios.

No es desatinado proponer la creación de un sistema estatal de comunicación cultural que aproveche esa infraestructura para producir y ofrecer contenidos propios que muestren los diferentes aspectos de nuestro patrimonio cultural, la riqueza de nuestra diversidad cultural y lo más selecto de la producción artística.

Esta propuesta incluye programas de radio y/o podcast que se difundan a nivel global por la red, con entrevistas, música regional, difusión de eventos, crítica, análisis y reseña artística, literaria, cinematográfica, teatral, que se transmitan eventos de los festivales y presentaciones orquestales, entre un sinfín de opciones de educación artística. En su plataforma audiovisual puede ofrecer programas sobre las artes plásticas, visuales, la fotografía, el video, el diseño y la comunicación gráfica, la arquitectura, la escultura, el comic, las artes escénicas y performativas. En definitiva, una oferta que puede promover una inmersión total en el mundo de la cultura de forma accesible, libre y gratuita.

Por último, esta plataforma puede ser el canal para difundir revistas culturales en formatos digitales, revistas científicas, libros de arte, literatura, poesía y humanidades en general. Es un recurso que el siglo XXI pone en las manos de los gobiernos nacionales y estatales y que hasta la fecha ha sido poco explorada en otras entidades. Podría ser un programa que pondría a Chihuahua en la vanguardia tecnológica de las políticas culturales de todo el país, y posiblemente de América Latina.

8.- Fondo Estatal para la Cultura y las Artes

Este Fondo concentrará los recursos destinados a invertir en los proyectos culturales profesionales que surgen en la comunidad artística; ofrecer fondos para que los creadores puedan desarrollar su trabajo sin restricciones, afirmando el ejercicio de las libertades de expresión y creación. Por ello, convocará a los artistas y creadores para que participen en sus programas, mediante la presentación de propuestas que serán evaluadas por comisiones de dictaminación y selección, formadas por artistas y creadores de cada especialidad. Este Fondo normará las políticas de asignación de recursos evitando la discrecionalidad y las decisiones verticales o unilaterales que han afectado seriamente el desarrollo cultural de la entidad. Periódicamente se emitirán convocatorias para la participación abierta de los creadores residentes en el estado.

9.- Programa de Desarrollo Cultural Regional del Estado de Chihuahua

La diversidad cultural del estado cobra especial notoriedad en la riqueza de manifestaciones culturales y artísticas de las diversas regiones del estado. Expresiones artesanales, musicales, modos de vida, actividades productivas, interacciones con los diversos ecosistemas, la diversidad étnica, las tradiciones orales, los patrimonios locales, la historia regional, la gastronomía característica, los paisajes culturales y en general el amplio y contrastante mosaico cultural de cada región obliga a diseñar programas específicos para promover equilibrada y eficientemente la pluralidad cultural en toda su riqueza y a generar opciones de desarrollo cultural más armónicas con la vocación de cada una de estas regiones.

10. - Festivales culturales

El Festival Internacional Chihuahua ha sido uno de las más importantes iniciativas de la historia de las políticas culturales del estado. En sus mejores momentos, logró impactar la sensibilidad artística y el goce estético del público asistente hasta niveles que rondan lo sublime. Por otra parte tuvo momentos de decaimiento que resultaron verdaderamente lamentables, al grado de que múltiples sectores de la población cuestionaron la necesidad de una inversión cultural tan significativa para el bajo nivel alcanzado. Consideramos que es indispensable redoblar esfuerzos, convocar a nuevos y viejos patrocinadores, multiplicar las estrategias para afianzar este festival en los elevados niveles artísticos que alcanzó. Además, su peculiar carácter, de llevar una oferta diversa y de calidad a buena parte de la geografía estatal, fue siempre valorado positivamente por propios y extraños.

El costo del FICH, dividido por el alto número de asistentes arroja una inversión muy atractiva con rendimientos culturales y políticos sumamente rentables.

Lo mismo puede suceder con otros festivales y actividades temáticas de suma relevancia como el Festival de Jazz, el Congreso Gastronómico, las Jornadas Villistas, que han ganado su lugar en las preferencias de los asistentes y han creado nuevos públicos para espectáculos de calidad, que hay que seguir impulsando.

11.- Programa de Desarrollo Cinematográfico

La cinematografía es un sector cultural al que se le ha prestado muy poca atención en nuestra entidad, tanto a nivel del potencial en cuanto a la realización cinematográfica, como a la promoción y difusión de realizaciones de calidad. A pesar del enorme potencial escenográfico y del talento local, no ha sido favorecido por las políticas de incentivo artístico. Es un sector artístico e industrial potencial que puede ser impulsado con un fondo especial, con incentivos fiscales a la producción y con apoyos a la distribución y exhibición. El estado de Chihuahua puede ser el asiento de este esfuerzo coordinado entre el sector público y el privado que genere empleo, nuevas opciones a la producción artística, y puede convertirse en otro sello distintivo del gobierno de Enrique Serrano


Leer la noticia

REGRESAR A LA REVISTA

Servicio de Suscripción
* requerido
*






Email Marketing by VerticalResponse